9 formas eficaces de reducir los costes de fabricación

Cuando las cosas no van bien en una empresa, los propietarios siempre intentan encontrar formas de minimizar los costes y optimizar los ingresos y los beneficios. Reducir los costes es la forma más segura de garantizar que una empresa genere ingresos.

Los costes de explotación son principalmente costes de fabricación y pueden clasificarse como costes fijos o variables. Los costes fijos son algo difícil de cambiar, mientras que los costes variables son modificables. Por lo tanto, la mejor y más segura forma de reducir los costes de fabricación es minimizar los costes variables.

Oportunidades para reducir los costes de fabricación

Existen numerosas formas de reducir los costes de fabricación. Sin embargo, este artículo se centra en las técnicas de reducción de costes de eficacia probada. Son las siguientes.

1.           Auditar su empresa

A la hora de pensar en formas de minimizar los costes de fabricación, debe ser consciente de los distintos costes de fabricación en los que incurre su empresa. Revise todos los costes de funcionamiento de su empresa y evalúelos durante un periodo de tiempo. Evalúe sus costes seleccionando los que pueden eliminarse desde el punto de vista administrativo y de la deuda.

Como ya hemos dicho, la única forma de minimizar el coste total de fabricación es modificar los costes variables. Por lo tanto, vigile de cerca cuánto incurre en cada uno de los gastos generales. Por ejemplo, el alquiler, el material de oficina, la cobertura del seguro, los servicios públicos, etc.

2.           Instalar robots colaborativos

Los robots colaborativos son una forma de automatización tecnológica que está tomando forma en la mayoría de las empresas de fabricación. Implica el uso de máquinas para llevar a cabo procesos de fabricación tediosos, repetitivos y perjudiciales dentro de una organización. El uso de cobots en una empresa es la forma más segura de reducir los costes de fabricación. Los cobots pueden compartir un entorno de trabajo con los seres humanos, lo que facilita la automatización de las pequeñas y medianas empresas.

Los robots colaborativos minimizan los costes de fabricación de varias maneras. En primer lugar, los cobots reducen los costes de fabricación al disminuir el desperdicio de material. Los materiales son caros, y desechar los materiales desperdiciados aumenta los costes de producción.

En segundo lugar, los cobots reducen los costes de fabricación al mejorar la eficiencia operativa. Las ineficiencias de producción provocan altos costes de producción debido a la lentitud de los ciclos, la baja productividad y la mala calidad de los productos.

En tercer lugar, los cobots minimizan los costes de producción al reducir los costes operativos. Su funcionamiento es barato, lo que significa que se reducen los costes de fabricación. Se elimina el salario por hora que habría pagado a un trabajador humano. Por lo tanto, instalar un robot colaborativo le ayudará a minimizar en gran medida el coste industrial.

3.           Reducir los costes directos de material

Cuanto menor sea el coste de material para la producción, menor será el coste de fabricación. Reducir los costes directos de material es muy factible y puede hacerse de varias maneras. En primer lugar, puede intentar contactar con proveedores de materias primas más baratos. Si encontrar un proveedor más barato parece difícil, puede negociar un descuento con su proveedor actual.

Ver más: ¿Qué fue lo más importante que sucedió en la Experiencia Endeavor Buenos Aires 2022?

Por ejemplo, puede negociar un contrato de suministro a largo plazo o pedir materiales a granel que aumenten las ventas de su proveedor. También puedes considerar la posibilidad de pedir un descuento si pagas las entregas al contado o piensas pagar inmediatamente. Los proveedores no se resistirán a conceder un descuento si tus compras tienen un impacto positivo en su negocio. Por lo tanto, reducir el coste directo del material reduce el coste global de fabricación.

4.           Evaluar el proceso de producción

Evalúe su proceso de producción y elimine los procesos redundantes o que consumen mucho tiempo. Enumere todos los procesos de producción y observe cuánto tiempo lleva cada uno. Pida a sus empleados más información sobre un proceso en el que participan o sobre las máquinas que utilizan para averiguar si la eliminación de determinados procesos o máquinas puede afectar al proceso de producción.

Al mantener sus máquinas en condiciones óptimas, minimiza el tiempo de inactividad y se asegura de llevar a cabo el mantenimiento rutinario durante los tiempos de inactividad para optimizar la eficiencia del tiempo.

5.           Reorganice su producto

Considere la posibilidad de encontrar formas de reestructurar su producto sin sacrificar su calidad. Si dispone de materias primas más baratas y menos costosas para su producto, no dude en utilizarlas. Sin embargo, asegúrese de que esto no afecte a la calidad del producto, ya que puede hacer que pierda clientes o puntos de venta para sus productos. Cualquier característica del producto que no contribuya a su atractivo en el mercado debe omitirse para minimizar los costes de producción.

6.           Cortar el exceso

La reducción del exceso reduce los costes de fabricación. Los materiales secundarios, como la documentación que acompaña al producto o el embalaje, pueden contribuir a aumentar los costes de fabricación. Un embalaje excesivo puede aumentar el peso del producto, lo que se traduce en un aumento de los costes de envío. Puede optar por aplicaciones sin papel, lo que significa que toda la información puede enviarse electrónicamente, minimizando la necesidad de impresoras, papeles, tóneres y fotocopiadoras.

7.           Minimizar el consumo de energía

La fabricación consume mucha energía y a menudo contribuye a elevar los costes de fabricación. Es crucial encontrar formas de reducir el consumo de energía en las empresas. Reduzca el consumo de energía de los procesos no esenciales, como el aire acondicionado.

Los aparatos que no se utilizan y que pueden apagarse cuando están inactivos deben apagarse para evitar el derroche de energía. Compruebe sus máquinas para ver si hay puntos en los que se utiliza menos energía. Si es posible, puede considerar la instalación de una estructura de control de energía automatizada para mejorar el consumo de energía.

8.           Optimice la eficiencia de sus empleados

Puede aumentar la eficiencia de sus empleados formándolos para que realicen procesos específicos o manejen máquinas o aplicaciones concretas dentro de la empresa. Puede atraer a su plantilla prometiendo bonificaciones a quienes reduzcan los costes de producción en determinados márgenes.

Además, asegúrese de que las habilidades de sus empleados coinciden con las tareas que realizan. Los empleados rinden más cuando se les asignan tareas basadas en su especialización. Además, puede mejorar el rendimiento de sus empleados instalando tecnología que mejore la producción y asegurándose de que reciben la formación adecuada en el uso de la tecnología.

9.           Racionalización

Optimice todos los procesos de su empresa para evitar costes innecesarios. Por ejemplo, evite producir un exceso de productos, ya que esto requiere demasiado espacio de almacenamiento y puede suponer un aumento de los costes de almacenamiento.

Además, la sobreproducción puede hacer que venda sus productos a precios más bajos, lo que le ocasionará pérdidas. Asegúrese también de que el control de calidad es de primera clase para garantizar un menor deterioro y un menor desperdicio de material. Antes de desechar los materiales de desecho, averigüe si se pueden reutilizar.

10.        Inversiones inteligentes

Se dice que trabajar inteligentemente es mejor que trabajar duro. Invertir con inteligencia significa encontrar los medios más rápidos y rentables para alcanzar los objetivos empresariales. Puedes considerar la posibilidad de invertir en la maquinaria más moderna para mejorar la producción y minimizar los costes.

Sin embargo, asegúrese de hacer un análisis de costes y beneficios antes de comprar. Además, haz un análisis del retorno de la inversión de las máquinas para asegurarte de que merece la pena invertir en ellas.

Conclusión

Su fabricación puede ser muy costosa, por lo que hay que tenerlo en cuenta antes de invertir en ellas. Las empresas de fabricación pueden ser rentables y, para asegurarse de obtener el máximo rendimiento, hay que reducir los costes y alcanzar rápidamente el punto de equilibrio.