Acuerdo UE – Mercosur: ¿Dónde están la “verdaderas” trabas al pacto?

El acuerdo entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur ha sido un tema complejo y debatido durante más de 20 años. Aunque se anunció un principio de acuerdo en 2019, aún no se ha sellado debido a diferencias entre las partes y dentro de los países miembros de la UE. Algunos países, como Francia, han sido reticentes y han exigido cláusulas más estrictas en materia agrícola. Cada uno de los parlamentos de los 27 países de la UE y los 4 del Mercosur deberá validar el acuerdo para que entre en vigencia, ya que se trata de un “acuerdo mixto” que abarca aspectos políticos, comerciales y de cooperación.

Las condiciones que permitirían a la Unión Europea concluir un acuerdo comercial con el grupo de países sudamericanos Mercosur no se han cumplido aún, dijo el miércoles el vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, aunque las negociaciones continúan.

La Unión Europea y el bloque Mercosur, formado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, llevan años negociando el acuerdo. En las últimas negociaciones, la UE ha exigido garantías más estrictas en materia de cambio climático y deforestación.

“La evaluación de la Comisión es que no se cumplen las condiciones para la celebración del acuerdo con Mercosur”, declaró Sefcovic el miércoles ante el Parlamento Europeo.

Francia ha expresado repetidamente sus reservas sobre el acuerdo UE-Mercosur y el presidente Emmanuel Macron dijo la semana pasada a Bruselas que sería imposible concluir las negociaciones en las condiciones actuales.

Ante las masivas protestas de los agricultores franceses y los sondeos que apuntan a una victoria de la extrema derecha en las elecciones al Parlamento Europeo de junio, Macron se ve presionado para calmar a los agricultores, enfadados por el aumento de los costos y las importaciones de alimentos baratos.

“Alemania es un país que valora mucho el libre comercio con todo el mundo. Creo que estamos todos de acuerdo en que necesitamos tales acuerdos porque tienen una gran importancia geoestratégica”, explicó el canciller alemán, Olaf Scholz.

Las trabas reales estarían más relacionadas con la oposición de los agricultores franceses y de otros países como Bélgica e Irlanda.

Justamente, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, se refirió al asunto: “Querría hacerme eco del comentario del presidente Macron sobre Mercosur. Este tratado comercial no puede ser ratificado en su forma actual. No podemos tener una situación en la que imponemos regulaciones medioambientales a los agricultores (europeos) y luego permitamos importaciones de países que no las tienen”.

Ver más: Francia dice NO al Acuerdo UE-Mercosur

Ver más: Acuerdo Mercosur-UE sigue en la cuerda floja

Ver más: ¿Qué tan cerca está el acuerdo Mercosur-Unión Europea?