BAC crea alianza para reutilizar su material publicitario

Con el propósito de reimaginar la banca y convertirse en el primer banco Neto Positivo del mundo, BAC creó una alianza con la empresa Huella Colectiva, la cual trabaja con los residuos provenientes del material publicitario del banco, dándole una segunda vida a materiales recuperados.

El resultado son artículos promocionales innovadores y ecoamigables con triple valor positivo (económico, social y ambiental), como bolsos de telas, cartucheras, loncheras, entre otros, que la entidad bancaria emplea en sus campañas internas y externas.

La producción de estos promocionales está a cargo de Huella Colectiva, una empresa con enfoque de economía circular, inclusiva y sostenible. Estos productos son confeccionados por emprendedoras de Desamparados, del centro de San José, Curridabat y Coronado, llevando así oportunidades de ingreso para sus hogares y comunidades. Además, por cada uno de los productos adquiridos por BAC, Huella Colectiva destinará como donación el 20% de los ingresos a los programas educativos que desarrolla Fundación DEHVI, apoyando a más de 500 niños de comunidades vulnerables.

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, BAC reitera su compromiso de crear más valor ambiental y social, más allá de la huella que creamos al operar. Esto es posible desde diferentes frentes en los que trabajamos y que nos enrumban hacia nuestro objetivo Neto Positivo”, dijo Laura Moreno, vicepresidenta de Relaciones Corporativas de BAC.

Alianzas como la establecida con Huella Colectiva son de triple valor, pues integran lo económico (se crea encadenamiento con emprendedores que trabajan en estos productos); la esfera social, al colaborar con organizaciones como la Fundación DEHVI, y la ambiental, ya que se producen artículos ecoamigables a través de la reutilización de materiales”, añade Moreno.

La alianza con Huella Colectiva ya ha generado frutos, ya que desde marzo a la fecha se han gestionado más 1.600 kilogramos de material publicitario, con lo que se evitó la generación de un equivalente a 4,78 toneladas de dióxido de carbono.

Huella Colectiva busca impactar en el ambiente y en la sociedad, generando oportunidades para mujeres emprendedoras y protegiendo el ambiente, al darle una segunda oportunidad a materiales recuperados”, explicó Rebeca Montes de Oca, gerente de Huella Colectiva.

Además de darle un segundo uso a sus residuos, BAC también trabaja en otras acciones sostenibles, como el reciente lanzamiento de la tarjeta BIO (que reemplaza el plástico PVC de las tarjetas por un material de origen natural hecho a base de maíz no comestible), la implementación de sistemas de gestión ambiental, energético y de carbono neutralidad y la colocación de cargadores eléctricos en diferentes sucursales del país, lo cual forma parte del proyecto “Ruta Eléctrica BAC”.

A nivel interno, se realizan diversas campañas ambientales y de voluntariado para limpieza de sitios naturales y se trabaja en la reducción de gases de efecto invernadero mediante proyectos como el reemplazo de equipos de aire acondicionado de alto consumo por aquellos que funcionan con gases refrigerantes más amigables con el medio ambiente. Además, se está gestionando el proyecto de instalación de paneles solares en diferentes edificios, colocación de luminaria LED y el aprovechamiento de la luz natural.

Campaña de voluntariado. En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente y del Día Mundial de los Océanos (8 de junio), el viernes 2 de junio se realizó una campaña de limpieza de residuos en la comunidad de Playa Azul y en el manglar de dicha playa, así como una siembra de más de 100 árboles. Como parte de las labores de limpieza se recolectaron 474 kilogramos de desechos.

Ubicada en la desembocadura del río Grande de Tárcoles, Playa Azul es una de las playas de dicha cuenca que más basura recibe, proveniente de la Gran Área Metropolitana. Según datos de la Municipalidad de Garabito, en el 2022 se recolectaron 2.313 kilogramos de residuos en Playa Azul y se plantaron 1.000 árboles.

La limpieza de Playa Azul se realizó como parte de un voluntariado en el que participaron 100 personas colaboradoras del banco, provenientes del GAM y sucursales en Jacó, Puntarenas y Quepos.

BAC realizó la campaña en colaboración con la Asociación Proparques y la Municipalidad de Garabito, la cual se encargó de trasladar y gestionar todos los residuos recolectados.

En BAC, buscamos promover el desarrollo sostenible, por medio de acciones como el voluntariado. Ya habíamos comenzado a realizar estas iniciativas antes de la pandemia por Covid-19, las cuales se vieron mermadas por la crisis sanitaria. Ahora, queremos volver a retomarlas con más fuerzas”, puntualizó Moreno.

Ver más: Blockchain como solución al fraude bancario

Ver más: ¿Por qué 6 de cada 10 clientes cambiaría su banco?

Ver más: Superintendencia de Bancos fortalece regulación financiera con tecnología de punta