Banco Mundial recorta pronóstico de crecimiento para América Latina

(Bloomberg) — El crecimiento económico de América Latina este año será inferior de lo previsto anteriormente, ya que la ola de delincuencia regional y el envejecimiento de la población agravan los problemas derivados de las difíciles perspectivas mundiales, según el Banco Mundial.

La región crecerá un 1,6% en 2024, por debajo de la estimación de septiembre del 2,3%, según el informe económico para América Latina y el Caribe del organismo publicado el miércoles. América Latina está rezagada respecto de otras regiones incluso después de haber superado la mayoría de los peores efectos de la pandemia y, al mismo tiempo, reducir la inflación y el desempleo.

China, el principal socio comercial de la región, registra un crecimiento “impredecible” y “lento”, y se espera que los precios mundiales de las materias primas caigan este año, lo que afectará la actividad en toda la región. Esto aplica incluso para economías como México, que se ha beneficiado del establecimiento de empresas para atender a clientes norteamericanos en una práctica conocida como nearshoring.

“América Latina y el Caribe no solo han crecido menos que otros mercados emergentes y economías en desarrollo, sino que el ritmo al que ha crecido la región se ha desacelerado durante la última década”, escribieron miembros del Banco Mundial.

Al mismo tiempo, la violencia se ha vuelto “más grave y generalizada”, según el organismo, afectando tanto a los ciudadanos como a las inversiones. La tasa de homicidios de América Latina es cuatro veces superior al promedio mundial, y es la única región del mundo donde la cifra va en aumento. Ejemplos de ello son el repunte de la violencia de bandas en Ecuador, donde un candidato presidencial fue asesinado el año pasado, y también Haití, donde el expresidente Jovenel Moïse fue asesinado en 2021.

“Los países de América Latina y el Caribe son más violentos de lo que predeciría su PIB per cápita o sus tasas de pobreza, lo que sugiere que los altos niveles de violencia no se explican por la etapa de desarrollo”, señala el informe.

El Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de Desarrollo de América Latina y el Caribe están trabajando para comprender mejor la violencia en toda la región.

Población anciana

Para complicar aún más las cosas, la región se acerca a un punto de inflexión demográfica. El desempleo está disminuyendo en la mayoría de los países, pero la tasa de participación laboral de las personas mayores y los trabajadores poco calificados está por detrás de la de otros grupos.

El banco estima que para 2047 habrá más personas mayores dependientes que niños en un hogar promedio.

El cuidado de las personas mayores agregará nuevas cargas a las familias endeudadas, con más probabilidades de que las mujeres abandonen la fuerza laboral para cuidar a los mayores. La presión sobre los sistemas de jubilación también pondrá a prueba los esfuerzos de estabilidad fiscal.

Hay una “agenda sustancial de reformas” en infraestructura, educación y competencia que “se ha postergado por décadas”, señala el informe.

Por el lado positivo, América Latina se está viendo aliviada por tasas de inflación que, según las previsiones, se acercarán nuevamente a las metas de los bancos centrales a finales de este año. La región está cosechando los beneficios de ciclos de ajuste tempranos y agresivos tras la pandemia.

El problema es que, aunque la mayoría de los países están bajando las tasas de interés, es probable que los costos de endeudamiento sigan siendo restrictivos, lo que plantea la necesidad de vigilar el impacto en los hogares y las empresas.

“Es poco probable que se regrese a la era del dinero fácil y las bajas tasas de interés”, escribieron los miembros del organismo.

Ver más: Despidos en EEUU alcanzan mayor nivel en 14 meses. ¿Qué sectores afectan?

Ver más: Amazon, Alphabet y Nvidia: ¿Cuál es una mejor inversión?

Ver más: Renunciar a China es difícil, incluso para el anarcocapitalista argentino