Biometría dactilar, el futuro para la seguridad de las fintechs

La transición acelerada hacia una digitalización general ha contribuido en parte a la expansión de la industria fintech que en México se encuentra floreciendo. El último informe Fintech Radar de Finnovista registró que en este país hay más de 512 empresas activas en el sector, con un crecimiento anual de 16% en relación con 2020, una tendencia que se espera continúe en este año. Sin embargo, por la naturaleza de sus productos y servicios, estas empresas están expuestas constantemente a amenazas de ciberseguridad en sus procesos y operaciones. 

“Las fintech están gozando de un crecimiento y desarrollo inauditos. Pero con esa evolución viene también un aumento en sus riesgos. Cada vez están más expuestas tanto a ataques cibernéticos como a fraudes digitales. Se trata de un aspecto que toda empresa de este tipo debe considerar a profundidad y hacerse valer de la más alta tecnología de punta para prevenir posibles problemas de ciberseguridad que, en el largo plazo, no sólo son insufribles sino que también son costosos”, explica Ricardo Robledo, director general y fundador de Tu Identidad.

De acuerdo a datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), a lo largo de 2021 se reportaron 2 millones 745 mil 738 fraudes cibernéticos en México. Esto representó un decrecimiento de 5% en relación con 2020, pero significa un aumento de más de 30% en comparación con cifras previas a la pandemia por Covid-19. 

El también especialista en validación de identidad señala que “el crecimiento de la economía digital, y las empresas que en ella participan, arrojan cifras muy positivas, pero paralelo a este crecimiento también van en aumento las amenazas digitales, que además son cada vez más sofisticadas”.

Reforzar certezas

Los mecanismos de autenticación biométricos, como el reconocimiento facial, las huellas dactilares y el   son difícilmente superables en términos de seguridad y validación de identidad, ya que ofrecen un nivel de certeza muy alto.

Ver más: PayPal: Se disparan las acciones tras las ganancias del 2T

Entre los principales sistemas biométricos de seguridad están la prueba de vida con facematch y la biometría dactilar tipo touchless.

La biometría permite que las fintech tengan más elementos que les ayuden a verificar la identidad de sus clientes y así reducir amenazas como el robo de identidad o algún otro tipo de fraude.  Si a estos factores de validación de identidad se agregan contraseñas de un solo uso, se puede robustecer considerablemente la seguridad de la arquitectura cibernética de la empresa, así como en materia de prevención de fraudes.

Retos de cara a 2022

En la medida que la variante ómicron del coronavirus mantiene a buena parte del mundo operando negocios y empresas a través de canales digitales, las nuevas tecnologías se colocan como punta de lanza hacia un nuevo mercado financiero más vasto y seguro. 

Desde el 2018, la llamada ‘Ley Fintech’ no sólo contempla la regulación y operación de estas empresas, sino que también establece los requisitos de seguridad y validación de usuarios que deben cumplir estas empresas, por ejemplo validación del INE, comprobante de domicilio y verificación en listas negras. Esto motiva a las fintech a reconfigurar sus estrategias de validación de usuarios y de ciberseguridad, a fin de que cuenten con los aliados estratégicos que demanda el crecimiento del sector.

“Sin mecanismos adecuados de seguridad, serán blancos perfectos para estafadores y hackers que busquen dañarlos. Sin duda alguna, la biometría debe estar al centro de sus estrategias de prevención de riesgos y amenazas”, concluye el director general de la empresa.