BMW se planta frente a Tesla

Todas las grandes marcas de automóviles quieren competir con Tesla, hoy el auto eléctrico más vendido y famoso del sector.

El viernes pasado BMW sacó a la calle el BMWi4 berlina fastback de 5 puertas estará disponible inicialmente en dos versiones, incluyendo una M50 de 544 CV.

BMW tiene como objetivo que “para 2023, más de la mitad de todos nuestros vehículos tengan propulsión eléctrica”, dijo Milan Nedeljkovic, del área e producción del consorcio muniqués.

“La puesta en marcha del BMW i4 es un hito para esta planta y su equipo en el camino hacia la movilidad eléctrica”, dijo Nedeljkovic. 

Ver más: El nuevo BMW Serie 2 Active Tourer híbrido presume de autonomía eléctrica

BMW i4 Plataforma CLAR

Con el i4 BMW se enfrenta al Tesla Model 3. 

El BMW i4 mide 4,79 m de largo, 1,85 m de ancho y 1,45 m de alto para una distancia entre ejes de 2,86 metros. Estas dimensiones (excepto la longitud) son muy similares a las de su rival estadounidense. Por otro lado, el estilo es radicalmente opuesto al del Tesla.

Mientras el diseño del Model 3 es muy fluido y limpio, el del i4 es exuberante, especialmente con la famosa e imponente calandra tomada del Serie 4 coupé. Cabe destacar que la versión M cuenta con un parachoques repleto de tomas de aire y un difusor trasero digno de un Serie 4 con motor de gasolina. 

BMW i4 eDrive40

 El cuadro de instrumentos tradicional desaparece en favor de un bloque de dos pantallas juntas, al estilo de Mercedes-Benz, que combina cuadro de instrumentos y sistema de infoentretenimiento.

Ver más: Tesla acelera para convertirse en la marca de automóviles más valiosa

BMW transfiere actualmente la producción de motores de cuatro cilindros a plantas en Gran Bretaña y Austria, en un proceso que se completará en 2024.

Esa transición está costando 200 millones de euros (232 millones de dólares) y la compañía está dispuesta a invertir otros 400 millones para preparar la planta para la producción de la próxima generación de vehículos, a mediados de la década de 2020.

Estos vehículos se construirán en una nueva plataforma, con nuevas baterías y nuevo software, en una planta de BMW planeada para ubicarse en Hungría a partir de 2025. Estos instrumentos luego se implementarán en todas las plantas y clases de modelos.