China castigará a Nokia y a Ericsson si Europa no adopta la red 5G de Huawei

Europa es el nuevo epicentro del debate por Huawei. Desde que Reino Unido bloqueó el uso de equipo técnico de esta compañía china por cuestiones de seguridad, se ha reavivado una discordia originada el año pasado con Estados Unidos y que además, pone en debate el poder geopolítco de grandes potencias económicas.

De acuerdo con una investigación del diario The Wall Street Journal, tras la decisión de Reino Unido, China estaría decidido a tomar represalias contra las dos empresas de tecnología y telecomunicaciones más grandes de Europa: Nokia y Ericsson.

Gran Bretaña excluye a Huawei de su red 5G

Argentina: Telecom sufrió un ataque de ramsomware

Telefónica lanza una oferta por el negocio móvil de la brasileña Oi

La amenaza de China contra las democracias occidentales está latente. Se concretaría en tanto la Unión Europea decida tomar el mismo camino que el gobierno británico y los Estados Unidos. El ministro de Comercio chino está evaluando el control de exportaciones de los productos que ambas compañías fabrican en tierra asiática, lo que frenaría varias de sus operaciones, al no poder contar con material fundamental.

La semana pasada, el gobierno de Boris Johnson ordenó a los operadores del Reino Unido a dejar de comprar equipamiento a Huawei. La Unión Europea como bloque todavía no prohibió a la compañía que por ley responde al régimen chino, como todas las empresas grandes chinas que cuentan con un auditor del Partido Comunista Chino (PCC) en su directorio y quien tiene entre sus facultades tener acceso a los datos de la compañías.

Se espera que Alemania, el país más importante de Europa -por volumen económico-, tome una decisión respecto a la empresa paraestatal china hacia septiembre. No está clara su postura, aunque existen temores y dudas sobre la seguridad que podría ofrecer a sus usuarios esa cuestionada red 5G. Pese a las amenazas contra Nokia Ericsson, las acciones de ambas compañías tecnológicas subían sin problemas en los mercados bursátiles.

Competencia global

Marcus Willett, ex subdirector del centro de escuchas británico GCHQ, perteneciente a los servicios secretos de Reino Unido, y actualmente asesor sénior del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) en cibernética y otras tecnologías afirma que esta es la competencia global por el control de la industria digital de alta tecnología: la llave a un poder “descomunal”.

“Sin duda alguna, hay una competición global entre superpotencias en el centro de lo que está pasando. Creo que Huawei se ha visto atrapada en primera línea de combate. Creo que, irónicamente, también Reino Unido se ha visto en primera línea de esa competición global entre EE.UU. y China por el control de la tecnología digital”, aseguró.

Ambas naciones saben que para ser un superpotencia en el siglo XXI tienes que ser una superpotencia digital. La oportunidad que eso te da económicamente, geopolíticamente, sin hablar ya de para tu propia seguridad, es descomunal”, agregó.

El experto se pregunta “¿Está China tratando de alguna forma de dominar el mundo a través de adquirir una ventaja sobre Estados Unidos en términos de tecnología digital? Diría que probablemente no”.

“Creo que vivimos, en este siglo XXI, una nueva versión del Gran Juego que fue peleado entre superpotencias en el siglo XIX, especialmente en Asia, entre los imperios británico y ruso. No es muy agradable pensar que empresas como Huawei y, siendo muy sincero, países como Reino Unido, terminen siendo como los Merv, Bukhara, Khiva de ese particular juego”, añadió el experto.