China enojada por las acusaciones del FBI

Los cargos de piratería y el espionaje a Internet han aumentado la tensión entre China y los EE.UU. Recientemente, el director del FBI, James Comey acusó en su primera entrevista televisiva a China de realizar una campaña para hackear todas las grandes empresas del país.

“Hay dos tipos de grandes compañías en los EE.UU. Las que han sido hackeadas por los chinos y las que no saben que han sido hackeadas por los chinos”, señaló.

“No quiero dar una lista completa (de que países atacan a Estados Unidos). Pero puedo asegurar que en la cima de la lista, está China”, dijo Comey. En este sentido, se refirió a los millones de dólares que le está costando al gobierno la gran cantidad de ataques informáticos que están protagonizando.

Además, asegura que si bien los hackers chinos son extremadamente agresivos, no son muy hábiles y suelen dejar rastros que los relacionan tanto con el gobierno como con el ejército del país asiático.

China respondió enojada ante esta posición del FBI. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Hong Lei, frente a las declaraciones de Comey dijo que China prohibió la piratería y “golpea con firmeza” contra este tipo de actividad delictiva.

“Expresamos un fuerte descontento con la creación injustificada de los EE.UU. de estos hechos en un intento de difamar el nombre de China”, dijo Hong, y agregó: “También exigimos que la parte estadounidense cese sus ataques sistemáticos de Internet a gran escala en otros países”.

En mayo, los Estados Unidos acusó a cinco oficiales militares chinos de piratería en las empresas estadounidenses, mientras que el país asiático los acusó de vigilancia cibernética “sin escrúpulos”, que incluyó ataques informáticos a gran escala contra el gobierno y las empresas chinas.