Cómo encontrar el camino con low-code

El envejecimiento de los sistemas heredados o legados está mermando la capacidad de TI para innovar y aportar nuevo valor a la empresa. Y aun así, se espera que TI ofrezca nuevas aplicaciones a clientes o socios. Pero, ¿cómo pueden hacerlo si tienen que cargar con sistemas que consumen grandes cantidades de tiempo, presupuesto y recursos? Es hora de replantearse la idea de que las empresas deben seguir avanzando a duras penas, ocupándose de estos monstruos como parte de su actividad habitual.

Desarrollo lento de sistemas heredados

Los efectos negativos del envejecimiento de los sistemas legados son, entre otros, el aumento de los retrasos y la reducción de la velocidad de desarrollo. Una aplicación típica en iTunes tiene unas 50 mil líneas de código, y la empresa de análisis de datos CAST calcula que la aplicación media tiene aproximadamente 300 mil líneas de código. Y la mayoría de las empresas tienen 10 o más en sus listas de tareas pendientes. Los esfuerzos de los desarrolladores se ven obstaculizados por la enorme cantidad de tiempo que lleva diseñar aplicaciones que se integren con sistemas heredados e investigar todas las dependencias implicadas. Según el informe OutSystems State of Application Development 2018, la integración de sistemas heredados y el desarrollo de API retrasan el desarrollo de apps para el 60 % de las organizaciones de TI.

Costos de mantenimiento de sistemas legados están por las nubes

Otra estadística del reporte State of Application Development es que entre el 70 y el 80% de los esfuerzos de desarrollo de una organización se dedican al mantenimiento de los sistemas existentes en lugar de a nuevas aplicaciones y funciones innovadoras. El estudio CAST asigna una media de 3,61 dólares de deuda técnica por cada línea de código liberada. El cálculo equivale a más de un millón de dólares en costos de arrastre asociados con la solución de problemas que permanecen en el software liberado en una aplicación empresarial promedio.

Reconstrucción de aplicaciones y sistemas heredados

Por todas las razones expuestas a favor y en contra de la sustitución o la rearquitectura, existen razones igualmente válidas para empezar de cero. Y en el proceso de hacerlo, es posible implementar algunas o todas las mismas funcionalidades y beneficios de rearquitectura para arrancar.

Considere, por ejemplo, los siguientes aspectos de esta opción:

  • Proprietarios: Las empresas especializadas tienen necesidades especializadas que a menudo son insustituibles fuera del mercado. En estas situaciones, en las que existe una preocupación o necesidad muy real de mantener la confidencialidad no sólo de los datos de los sistemas, sino también del código fuente, la reconstrucción puede ser su única opción viable.
  • Despacio y con constancia se gana la carrera: Rara vez se da la circunstancia de que se requiera un desmantelamiento y sustitución masivos de los sistemas existentes de golpe. La mayoría de las organizaciones abordan la reconstrucción por fases, la primera de las cuales no tiene nada que ver con la reescritura del código. Con una solución totalmente reconstruida y personalizable, se puede empezar poco a poco e ir añadiendo características y funciones adicionales a medida que el tiempo y los recursos lo permitan.
  • A prueba de futuro: Cuando controlas todos los aspectos del diseño y la implantación de tu aplicación, eres tú (y no un proveedor de software externo) quien controla cómo y dónde puede utilizarse.

Ver más: Jaque mate al dólar

¿Por qué reconstruir es lo más sensato?

Por algo se le llama acertijo. ¿Cómo renovar por completo los sistemas centrales y todas las aplicaciones y servicios asociados, sin dejar de mantener la actividad habitual? Tenga en cuenta estas tres cosas.

Por qué el low-code resuelve el acertijo

Las plataformas de desarrollo rápido de aplicaciones low-code son lo mejor de los dos mundos en el debate construir frente a comprar. Sí, está comprando una plataforma, pero puede crear lo que necesite, como lo necesite, utilizando las últimas arquitecturas y las mejores prácticas. Su otra opción, un centro de desarrollo estándar que no sea de low-code, requeriría competencias adicionales en áreas de enfoque muy especializadas, como la seguridad y la experiencia del usuario, lo que dispararía los costes y frenaría el desarrollo.

La plataforma low-code adecuada para la modernización de aplicaciones antiguas

En su último informe “Cuadrante Mágico de plataformas de aplicaciones empresariales de alta productividad como servicio”, Gartner señalaba 85 proveedores que afirmaban pertenecer a la categoría low-code. Pero no todas las plataformas low-code se crean (o amplían) igual.

Una plataforma low-code adecuada para empresas complejas, como la reconstrucción de sistemas heredados obsoletos, debe adoptar microservicios, mantener la agilidad del equipo, permitir la visibilidad, aplicar la gobernanza, estandarizar las operaciones y la portabilidad, y ofrecer experiencias de usuario modernas.