Cómo las DeFi pueden hacer lo que los bancos no

Para las fintech, los money legos constituyen una oportunidad única para ofrecer una amplia diversidad de productos y servicios, pudiéndose estos calibrar y fabricar a medida de cada demanda particular.

Las tecnologías de Finanzas Descentralizadas permiten tener muchos servicios que los bancos tradicionales no pueden ofrecer. Uno de ellos es la posibilidad de construir con “legos de dinero”, generando estrategias de inversión nunca antes vistas. 

Las Finanzas Descentralizadas (o DeFi, por su contracción en inglés) son muy diferentes a las finanzas tradicionales y centralizadas.  Una de las diferencias más importantes es la composabilidad. Esto significa los diferentes protocolos DeFi pueden interoperar entre sí, lo que da lugar a servicios y productos financieros eficientes y creativos para los usuarios finales.

Ver más: Automatización de cobranza mejora los recursos financieros de las pymes

Los protocolos como Aave, Yearn, Synthetix, Curve y RenVM (entre otros) se entrelazan para permitir, procesar y ofrecer nuevos productos financieros que sólo son posibles en DeFi ya que es solo en este entorno donde la tecnología es el principal motor y las operaciones se realizan sobre piezas de código que se comunican entre sí.

Para entender este punto, recuerde que los protocolos DeFi son de código abierto, sin permisos, y pueden ser utilizados por cualquiera. La propia naturaleza abierta y permissionless de los protocolos DeFi permite apilar estos protocolos como si se tratara de un juego de Lego o Rasti.

Al maniobrar con los legos de este dinero componibles (es decir, los protocolos DeFi como Yearn), se pueden desbloquear nuevos rendimientos, desplegar sistemas de préstamos al instante o tomar préstamos que se devuelven solos.