Créditos alternativos para un futuro sostenible

Actualmente nos encontramos en un panorama donde las organizaciones buscan alinearse a los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por la ONU. No obstante, muchas empresas se preguntan ¿Cuánto costaría evolucionar hacia un modelo de negocio sostenible? Este es un factor que aflige a empresas de diferentes niveles, sobre todo a PyMEs. Y es aquí donde los créditos juegan un papel fundamental, ya que representan una oportunidad de impulsar proyectos que puedan tener alto valor tanto para el medio ambiente como para la sociedad.

Entonces, ¿cómo pueden estas organizaciones contar con un financiamiento para sus proyectos sustentables? Esto lo pueden hacer a través de empresas que utilicen tecnologías emergentes como las Fintech. Una de estas empresas es Tangelo, que ve un valor agregado en aquellas compañías que buscan potenciarse e invertir en tecnologías amigables con el medio ambiente como vehículos eléctricos, plantas de tratamiento de agua, paneles solares, entre otras cosas. Por lo mismo, la compañía desarrollo el programa “Value Green Lease”, el cual consiste en proporcionar un financiamiento de activos productivos que apoyen al cuidado del entorno, como lo hicieron a través de la alianza entre Lealtad verde y Tiendas Oxxo para poner máquinas biorecicladoras. La empresa, que ha otorgado más de 1,000 créditos, busca contribuir a la disminución de la generación , no solo a través de su propia huella de carbono, sino extendiéndose hasta sus clientes, por lo que les ofrece un costo preferencial para aquellos que buscan financiamiento enfocado a temas ambientales.

Ver más: Oficiales de Cumplimiento requieren de un enfoque adecuado para que las Fintech logren autorización

Por otro lado, las empresas también deben tomar en cuenta que para obtener una inversión sostenible se debe de contemplar otro factor: el social. Esto es importante, ya que varias instituciones financieras se apoyan en el Sistema de Administración de Riesgos Ambientales y Sociales (SARAS) para otorgar un crédito. Este método orienta a las organizaciones sobre las acciones y comportamiento que tienen las compañías en materia social y ambiental, por lo que se convierte en un proceso y apoyo clave en la administración y otorgamiento de créditos.

En el caso de Tangelo, en el 2021 evaluaron un total de 367 operaciones de su cartera de clientes, en donde únicamente 6 fueron rechazadas por su lista de exclusión, lo que significa que el 98% de su cartera se encuentra identificada como un riesgo medio o bajo, es decir, que no implican un peligro considerable en cuanto impacto social o ambiental. Dentro de sus resultados específicos, el 100% de las operaciones eran sensibles al territorio, el 80% consideraban a pueblos indígenas y un 93% a los bosques.

Lo anterior hace hincapié en el compromiso que tiene la compañía por analizar la información en materia socioambiental y asegurarse de estar apoyando a empresas con un impacto bajo para mejorar el entorno social y ambiental. También representa el interés que tienen las organizaciones en la actualidad por orientar sus acciones a mejores prácticas y disminuir su huella de carbono, además de que les ayuda a acelerar sus objetivos. Estos son factores que se han vuelto fundamentales para todo tipo de organizaciones para construir un mejor futuro y apostar por el desarrollo sostenible.