Cryptoeconomy: Banco Central Europeo publica nuevos detalles del euro digital

El euro digital sería una forma digital de dinero del banco central para uso minorista, además del efectivo. Como dinero público, estaría garantizado por el Banco Central Europeo (BCE).

El euro digital debería complementar al efectivo y no sustituirlo. Además, los usuarios de la zona del euro tendrían garantizado el acceso al dinero del banco central en una época de mayor digitalización de los pagos.

Declaración del Eurogrupo sobre el proyecto de un euro digital, 16 de enero de 2023

Un euro digital podría:

  • complementar el efectivo y los depósitos;
  • apoyar la innovación y digitalización de la economía de la UE;
  • evitar los riesgos de soluciones de pago no reguladas;
  • reforzar el papel internacional del euro y la autonomía estratégica de la UE;
  • contribuir a la inclusión financiera, aumentando las posibilidades de elección, la competencia y la accesibilidad de los pagos digitales.

Después de realizar un estudio de mercado y un ejercicio de creación de prototipos para el euro digital, el Banco Central Europeo ha publicado el cuarto informe sobre los avances que ha logrado en el desarrollo de esta moneda digital de banco central (CBDC). 

El BCE, junto a varias instituciones europeas que apoyan la creación de una CBDC, dio inicio a una fase de investigación enfocada en evaluar las ventajas, los riesgos y la viabilidad del euro digital en 2021. Durante esta fase de investigación también se han considerado otros aspectos, como la gestión y distribución de la moneda digital, así como las preferencias de los ciudadanos en materia financiera. 

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, dijo en abril que la emisión de una CBDC ayudará a la entidad a vigilar los pagos de los ciudadanos tras la excusa de mejorar la eficiencia de las transacciones y de mitigar el riesgo de las actividades ilícitas. 

Los adelantos del nuevo informe

El cuarto informe de progreso sobre la fase de investigación de un euro digital explica por qué un euro digital debería ser gratuito para uso básico y cómo podría fortalecer la inclusión financiera. También establece los principios clave de un modelo de compensación para la distribución de un euro digital y brinda una actualización sobre otras áreas de trabajo en curso.

El modelo de compensación tiene como objetivo crear incentivos para que los bancos y los proveedores de servicios de pago (PSP) distribuyan euros digitales y garantizar que los pagos en euros digitales sean gratuitos y ampliamente aceptados en toda la zona del euro.

El Eurosistema también está analizando cómo se puede transferir el euro digital del monedero personal de un individuo a otro, así como cómo prevenir y detectar el fraude en los pagos en euros digitales.

La inclusión financiera es un principio clave para un euro digital, y debe diseñarse para que sea adecuado para ciudadanos mayores, personas con discapacidad y usuarios con habilidades financieras o digitales limitadas.

El 28 de junio de 2023, la Comisión presentó su «paquete sobre la moneda única». Este consta de dos partes legislativas complementarias: una sobre el marco jurídico para la posible introducción del euro digital y otra sobre el curso legal del efectivo, es decir, de los billetes y monedas de euro.

Con arreglo a estas normas, el euro digital complementaría al efectivo y estaría a disposición del público en general. Como moneda digital de banco central, estaría respaldada directamente por el BCE.

Con arreglo a la propuesta, el euro digital:

  • – funcionaría como una cartera digital, que permita a las personas y a las empresas pagar con ella en cualquier momento y en cualquier lugar de la zona del euro;
  • coexistiría con otros medios de pago privados nacionales e internacionales, como tarjetas o aplicaciones;
  • – existiría tanto en línea como fuera de línea;
  • – permitiría realizar pagos y transferencias de dinero garantizando un alto grado de privacidad.

La propuesta sobre el curso legal del efectivo en euros tiene por objeto garantizar la coherencia entre las dos formas de dinero público. Sus principales disposiciones pretenden:

  • – salvaguardar la aceptación del efectivo en toda la zona del euro;
  • – garantizar que las personas tengan acceso a servicios básicos de suministro de efectivo y puedan elegir el método de pago que prefieran.

Sobre la base del resultado de la fase de investigación, el Consejo de Gobierno del BCE debe decidir si comienza a probar y desarrollar un euro digital en otoño de 2023. Solo se emitiría un euro digital con el apoyo de las instituciones europeas.

Ver más: El euro digital y la innovación errónea

Ver más: ¿Qué puede aportar España al euro digital?

Ver más: Christine Lagarde: El euro digital será utilizado como herramienta de control financiero