El fútbol es también un negocio de experiencias

Por: Sebastián Lemos, Account Executive Adobe Experience Cloud

La tecnología ha demostrado sus múltiples aportes al mundo del deporte y más precisamente en el fútbol, disciplina que despierta la pasión de multitudes. Ya durante el 2020, en plena pandemia y con la gente en sus hogares, la tecnología permitió un acercamiento virtual que ayudó a los clubes a mantenerse cerca de los hinchas. Drones, fanáticos virtuales, transmisiones vía streaming, realidad virtual e inteligencia artificial dentro y fuera de los estadios,  fueron algunos recursos que acortaron la brecha entre el fútbol y los hinchas.

Hoy los aficionados quieren más, buscan comprar boletos en línea, reservar el viaje y alojamiento para el partido, localizar a otros asistentes al evento con precisión, navegar por las tiendas digitales, ver estadísticas de los jugadores, acceder a las directrices del entrenador, y otros detalles del equipo desde su aplicación móvil. Esto seguramente se exacerbará durante el transcurso del Mundial donde la experiencia del usuario va a estar en el centro de la escena y las marcas deberán buscar nuevas formas de interactuar. El fútbol es también un negocio de experiencias.

En consecuencia, los equipos y los patrocinadores deben aprovechar este enorme caudal de información y la tecnología disponible para conocer el comportamiento digital de sus usuarios y brindar experiencias ad-hoc.  Entregar el mensaje correcto en el momento correcto con una precisión milimétrica es más importante que nunca, y permitirá convertir a seguidores en fans apasionados que generen más negocios y buzz positivo.

Algunos ejemplos propios concretados con dos grandes equipos de la Champions League pueden dar cuenta de los avances en esta línea. Por un lado, al FC Bayern se le brindó una solución digital que entrega información exclusiva de sus fanáticos mediante los datos recopilados en cada punto de contacto (online, offline, B2B y B2C). A partir de allí, se ofrece una vista única y personalizada de cada seguidor capaz de entregar contenido individual en todas las plataformas y dispositivos, pero también con la funcionalidad de lograr una personalización a escala y en tiempo real. Así los seguidores del club cuentan con beneficios como descuentos en comida y bebida el día del partido, o experiencias de compra inmersivas para los espectadores que se encuentren en sus casas.

Otro caso propio se dio con el Real Madrid. Basándose en el comportamiento de los aficionados y al combinar datos  múltiples, el club pudo experimentar con nuevas formas de contenidos, desde vídeos en directo en Twitch, hasta boletos NFT personalizados y avatares súper realistas de los jugadores. De esta forma, la marca fue capaz de construir experiencias digitales inmersivas y lograr mayor engagement con sus fans en todo el mundo.

Todas estas posibilidades aportan beneficios en dos niveles: para los aficionados, con propuestas de valor agregado al instante y sumamente personalizadas; para los clubes, al acelerar el crecimiento de su negocio con nuevas fuentes de ingresos. Dos años atrás un estudio de la consultora tecnológica francesa, Capgemini, indicaba que un 49% de los fans de fútbol aumentaron la compra de productos del equipo tras una buena experiencia digital, un 42% elevó esta inversión en diversas ocasiones, mientras que un 92% incrementó su gasto en suscripciones en línea para ver partidos. El Mundial puede elevar estas cifras de manera exponencial.

Sin duda el éxito radicará en ofrecer experiencias a escala consistentes, continuas en tiempo real y de manera  personalizada.