El Gobierno de Argentina eleva los aranceles de importación de las notebooks

El Gobierno de Argentina publicó ayer en el Boletín Oficial una medida que eleva los aranceles de importación de cuatro clases de computadoras portátiles de 0 a entre 8 y 16 por ciento, según el peso y las cualidades del equipo.

La medida se formalizó ayer a través del decreto 136/2023 que modifica parte del anexo del decreto 910/2021, por el que se incorporaron decisiones del Consejo del Mercado Común del Mercosur que autorizó a la Argentina a establecer una alícuota distinta al Arancel Externo Común (AEC) para bienes de capital, bienes de informática y telecomunicaciones “incluso del 0 por ciento”, entre otros aspectos.

La norma que se publicó en el Boletín Oficial eleva al 8 por ciento la alícuota de la posición arancelarias 8471.30.12, que comprende a las unidades con un peso inferior a 3,5 kilogramos, con teclado alfanumérico de por lo menos 70 teclas y con una pantalla de área superior a 140 centímetros cuadrados e inferior a 560 centímetros cuadrados.

La noticia trajo diferentes opiniones en la industria tecnológica de Argentina. “No habrá aumento de precio en las notebook y tablets de producción nacional. El aumento del arancel a las importaciones de computadoras portátiles y algunas tablets es una gran noticia para la industria, ya que ahora vamos a poder fabricar nuestras marcas o de terceros a precios competitivos y estamos convencidos de que no generará un aumento en los precios que pagan nuestros clientes”, aseguró Pablo Rubio, CEO de Novatech.

Por su parte, Sebastián Mocorrea, Presidente de ARGENCON, opinó que “estos equipos informáticos, lejos de ser artículos suntuarios, son tecnologías indispensables requeridas por nuestras industrias en general, y particularmente por las industrias del conocimiento”.

“Su encarecimiento afectará a los trabajadores que emplean la tecnología como medio de vida, incluyendo una amplia gama de usuarios que abarca a freelancers, pequeños emprendimientos, PyMEs y empresas ya consolidadas”, agregó Mocorrea.

Rubio, en cambio, celebró la decisión porque “hay muchas empresas multinacionales con planes de iniciar la producción en el país y esta medida favorece esa decisión”. El ejecutivo explicó que la medida genera una mayor competencia.