El lado B del blockchain

Con el auge de las criptomonedas y el hecho de que cada vez son más fáciles de usar, no solo los consumidores legítimos vieron los beneficios de la velocidad, el anonimato y la funcionalidad para operar por encima de las fronteras; los delincuentes también.

Según datos revelados en el último informe de Chainalysis, todos los tipos de delitos de criptomonedas representaron 14.000 millones de dólares en 2021, un 79% más que el año anterior; y se estima que la cifra aún es mayor ya que los traficantes que mueven grandes cantidades de criptomonedas entre billeteras privadas, por ejemplo, no están incluidos.

Así, por ejemplo, los cárteles de la droga mexicanos y colombianos recurren a los cripto-activos para hacer pagos rápidos y anónimos, al igual que los traficantes que contrabandean cocaína desde América del Sur a través de Europa y los Balcanes. 

Otro caso es el de la trata de personas. A medida que los procesadores de tarjetas de crédito prohibieron ciertos servicios, los sitios web vinculados al comercio sexual, que pueden facilitar la trata de personas, aceptan cada vez más criptomonedas. Según un estudio de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de los Estados Unidos, de febrero de 2022, encontraron que de 27 de estos sitios web, 15 aceptaron criptomonedas. Y el Proyecto Polaris, una ONG que trabaja para combatir y prevenir la trata de personas, descubrió que algunas plataformas ofrecen tarifas con descuento a los clientes que pagan con criptomonedas.

Ver nota completa en TyN Crypto: https://tyncrypto.com/2022/04/el-lado-b-del-blockchain-2/