Elizabeth Holmes, la mujer que puso en jaque a Silicon Valey

Elizabeth Anne Holmes es una presunta estafadora nacida en Washington D.C., Estados Unidos en 1984.​ Fundadora y exdirectora ejecutiva de la ya extinta empresa Theranos, una compañía norteamericana de servicios en tecnologías de la salud y de laboratorio clínico.

Cuando lanzó la compañía de diagnósticos Theranos en 2003, la carismática Holmes entonces de 19 años prometía resultados más rápidos y económicos que los de los laboratorios tradicionales y realizados con apenas gotas de sangre.

Esta joven empresaria de Sillicon Valley en 2005 embaucó a directores financieros, inversionistas potentísimos, farmacéuticas, médicos reputados, periodistas, empleados, ingenieros y pacientes, para crear lo que acabaría siendo nada: su startup Theranos (de terapia y diagnóstico). El objetivo era, como dice en la entrevista, detener en la medida de lo posible a la muerte.

Ver más: Elizabeth Holmes, CEO de Theranos, el caso de fraude criminal del Silicon Valley

El miércoles de esta semana, 18 años después, arrancó el juicio contra Holmes en el tribunal federal de San José (California). Se la juzga por fraude y conspiración, con una docena de cargos y se enfrenta a una posible condena de 20 años de cárcel. La acusan, junto a su ex novio y ex socio en Theranos, Ramesh Balwani, de defraudar a inversores, médicos y pacientes y de una estafa piramidal en toda regla. Ambos se declaran inocentes y aseguran que obraron sin mala fe.

La incapacidad de Elizabeth Holmes para convertir su empresa tecnológica de análisis de sangre, Theranos, en un negocio viable no fue un delito, dijeron sus abogados a un jurado federal, en el inicio a un juicio que analizará su estado mental y la cultura promocional de Silicon Valley.

Elizabeth Holmes no iba a trabajar todos los días con la intención de mentir, engañar y robar”, dijo un abogado de Holmes, Lance Wade, a los miembros del jurado durante los argumentos iniciales. “El gobierno quiere hacerles creer que su empresa toda su vida es un fraude“.

Holmes, de 37 años, “trabajó hasta el cansancio durante 15 años intentando que las pruebas de laboratorio fueran más baratas y accesibles. Se volcó con su corazón y su alma en ese esfuerzo”, añadió Wade.

Ver más: Elizabeth Holmes, la empresaria que construyó Theranos en base a mentiras, enfrentará juicio en 2020

Figuras de peso como el exsecretario de Estado Henry Kissinger y el exsecretario de Defensa James Mattis, así como el magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch, invirtieron en lo que parecía una apuesta segura. Holmes fue considerada una visionaria y hasta fue comparada con el fundador de Apple, Steve Jobs.

Su historia se cuenta en el documental de HBOThe inventor: Out for Blood in Silicon Valley,  que narra una historia fascinante, la de esta jovencísima empresaria de Silicon Valley, ese lugar arrogante y ambicioso.

También hay un libro, Mala Sangre (Capitán Swing), sobre la investigación del caso, un importante trabajo del periodista del Wall Street Journal, John Carreyrou, uno de los pocos que no cayó en sus redes, que se cuestionó el cuento de hadas multimillonario que estaba contándole Holmes a todo el mundo y que acabó destapando la estafa.

Mala sangre hace de la anécdota categoría y contando esta historia, consigue analizar y relatar el lado oscuro de la tecnología/tecnológicas, sus efectos más perversos y sus consecuencias más negativas: creciente desigualdad, control, concentración de poder, desregulación, injerencias en el poder político, fraude y evasión, fake news etc…, tal y como explica el editor jefe y fundador de Capitán Swing, Daniel Moreno, que tuvo clarísimo que tenia que editar esta historia por excelencia de Silicon Valley: la del vendehumos.

No está claro si Holmes testificará en el juicio, que se espera que dure varios meses.