Energía solar: Una alternativa sostenible y rentable para la industria

La energía solar fotovoltaica se convertirá en la tecnología más competitiva en términos de costos en América Latina a partir de 2023, según el informe de investigación de Wood Mackenzie, ‘Costo nivelado de la electricidad en América Latina (LCOE)’, que examina la tecnología energética y el panorama de generación en toda la región hasta 2050. También desplazará a la energía eólica terrestre. El informe también muestra que factores de capacidad excepcionalmente altos en México permitirán que el mercado solar alcance el costo nivelado más bajo entre todos los países en las perspectivas.  

En México, indica  el Reporte de Avances de Energías Limpias, parte del Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (PRODESEN), la generación de energía a través de energía fotovoltaica aumentó un 533 % de 2018 a 2022. Por su parte, el Informe Renovables 2022 de la Agencia Internacional de Energía (AIE) destaca que México posee uno de los mayores potenciales para la generación de electricidad mediante energía fotovoltaica, gracias a su irradiación media anual de 6.36 kWh/m2 por día. Al cierre del primer semestre de 2023, la capacidad total instalada de energía solar en México alcanzó los 2,955 MW, con más de 367 mil contratos de interconexión, según datos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Para Oscar García, Director de Crecimiento de Enlight, la empresa mexicana especializada en la integración de soluciones energéticas renovables y microrredes inteligentes de energía limpia para el sector industrial, en nuestro país existen diferentes factores que propician la generación de energía fotovoltaica para el sector industrial: “no podemos negar que el sistema de generación en el país está estresado por una demanda cada vez más alta, si a esto le sumamos que esta generación está centralizada y la transmisión también se ve afectada por una red insuficiente, lo ideal es buscar fuentes de energía eficientes y rentables. La generación de energía solar es una respuesta a las necesidades por parte de la industria, si a esta red fotovoltaica le añadimos los sistemas de almacenamiento en baterías (BESS), se convierte en una gran alternativa para cualquier empresa; en especial para aquellas que requieren grandes cantidades de electricidad para operar”.

En México los objetivos de energía renovable apuntan a alcanzar el 35 % para 2024 y el 50 % para 2050. En este contexto, se han lanzado varias alternativas para que las empresas e individuos puedan acceder a los paneles solares, reconociendo la importancia de facilitar la transición hacia fuentes de energía más sostenibles. La electricidad producida por energía eólica y solar fotovoltaica se estima que se duplique en los próximos años, proporcionando casi el 20 % de la generación de energía mundial en 2027 y representando el 80 % del aumento de la generación renovable mundial, lo que requerirá tecnología complementaria como el almacenamiento de energía para la flexibilidad del sistema eléctrico. El almacenamiento independiente tiene la tasa de reducción de costos más alta entre todas las tecnologías, con un promedio del 64 % en los países de América Latina. 

“Las empresas entienden la necesidad de reducir sus emisiones, para esto deben maximizar el aprovechamiento y uso de la energía proveniente de fuentes renovables. En el país cada día hay más industrias comprometidas con la reducción de su huella ambiental y que buscan cumplir con el marco regulatorio. Estamos hablando que más del 50 % de la demanda energética en México lo tiene el sector industrial y se divide en las pequeñas y medianas empresas, con el 36.6 % y el 20 % restante las grandes industrias, ese es el mercado potencial para las energías renovables y la fotovoltaica ya está atendiendo estos sectores”, comentó Oscar García de Enlight.

El potencial de la energía fotovoltaica en México es una realidad que se debe aprovechar y sus beneficios comprenden la reducción del consumo de combustibles fósiles para la generación de energía y por ende la descarbonización de esta industria, la disminución del desperdicio energético a través del uso de baterías para almacenamiento y el ahorro para las empresas en su consumo de energía, estas ventajas pueden ser para cualquier empresa, la instalación de microrredes permite contar con estos beneficios, de ahí la importancia de contar con empresas especializadas para la planeación y ejecución de los proyectos. 

Ver más: ¿Qué causó el rápido aumento del nivel global del mar en 2023?

Ver más: Cleantech, una oportunidad de negocio que marcará el futuro de la descarbonización

Ver más: Grandes inversores tecnológicos apuestan por el “santo grial” de la energía