¿Están preparadas las empresas argentinas para adoptar la cultura de Google?

(Argentina) La comunicación empresarial ha evolucionado significativamente, adaptándose a las nuevas demandas del entorno laboral. La sinceridad ha pasado de ser un simple valor añadido a un pilar esencial para el éxito organizacional. Sin embargo, existe una delgada línea entre la sinceridad y la crueldad. Hacer críticas constructivas, controlar las emociones y mantener una comunicación bidireccional son algunos de los métodos para mantener conversaciones genuinas.

Mientras que la crueldad se manifiesta como una crítica destructiva y sin empatía, la sinceridad se trata de ser franco y constructivo. De esta forma, la franqueza radical, se ha vuelto relevante porque promueve una comunicación genuina, basada en la transparencia y el respeto, permitiendo a los líderes decir lo que realmente piensan sin olvidar el bienestar emocional de sus trabajadores.

“Este lenguaje propuesto es lo que nosotros denominamos conversaciones genuinas y lo primero que hay que decir es que no todos los líderes están preparados ni dispuestos a mantenerlas. Sin embargo, el uso correcto de este concepto produce buenos resultados, fomentando una cultura de feedback constante, donde las críticas son vistas como oportunidades de crecimiento en lugar de ataques personales y propicia relaciones más sólidas entre el líder y los colaboradores”, señala Maia Martinez Mornaghi, partner de CoEducation, consultora especializada en Recursos Humanos. 

Mantener conversaciones genuinas es crucial, este tipo de diálogo no solo mejora la comunicación, sino que también fortalece la confianza y la autoestima de los colaboradores. Las conversaciones genuinas permiten a los empleados sentirse escuchados y valorados, lo cual es fundamental para su desarrollo profesional y personal. Al ofrecer feedback honesto y constructivo, los líderes ayudan a sus equipos a identificar áreas de mejora y a desarrollar nuevas habilidades. Esto no solo impulsa el crecimiento individual, sino que también contribuye a la mejora continua de la organización en su conjunto. 

Dicho esto, para implementar conversaciones genuinas, se recomiendan  cuatro consejos clave:

  1. Detrás de la conversación genuina debe existir siempre una actitud honesta: Por eso, es importante prepararse para mantenerla en un ámbito sin interrupciones, fundamentar con ejemplos concretos que ayuden a mostrar lo que se quiere mejorar
  2. Críticas constructivas y elogios adecuados: ofrecer críticas que ayuden a mejorar y reconocer el buen desempeño de manera justa
  3. Control de emociones: evitar las conversaciones en momentos de enojo y esperar a estar calmado para asegurar una comunicación clara y respetuosa.
  4. Comunicación bidireccional: fomentar un diálogo abierto donde ambas partes puedan expresar sus puntos de vista. Sostener la respuesta con la misma apertura evitando la posición defensiva. Entender que la persona tenderá a mostrarse reticente hasta que esta práctica se naturalice como parte del desarrollo.
  5. Planes de acción: acompañar las críticas o comentarios con planes concretos que ayuden a los colaboradores a mejorar, asegurando que entienden los pasos a seguir.

¿Están preparados los líderes de Argentina para este nuevo lenguaje empresarial?

“En Argentina, la preparación de los líderes para adoptar este tipo de conversaciones genuinas o difíciles varía ampliamente. Mientras que algunos líderes ya están implementando estas prácticas con éxito, otros enfrentan desafíos significativos debido a la incertidumbre económica y social del país. La incertidumbre puede generar tensiones que dificultan la implementación de una comunicación verdaderamente genuina. Sin embargo, muchos líderes argentinos están cada vez más conscientes de la importancia de este enfoque y están trabajando para desarrollar sus habilidades en esta área. La cultura organizacional en Argentina está evolucionando, y aunque el proceso es gradual, hay un movimiento hacia una mayor franqueza y transparencia en las comunicaciones laborales.” agregaron desde Coeducation. 

A largo plazo, se espera que la comunicación empresarial se siga transformando. A medida que más líderes adopten este enfoque, las organizaciones podrán disfrutar de equipos más cohesionados y motivados. Además, este enfoque más humano y transparente de la comunicación tendrá un impacto positivo en la productividad, el compromiso y la satisfacción de los colaboradores, mejorando no solo las relaciones laborales, sino que impulsando también la innovación y el éxito de las organizaciones.

Ver más: Fraudes virtuales crecieron 200% en el último año

Ver más: Empresas que revolucionan la automatización de servicios de red

Ver más: El papel de la IA generativa en la ciberseguridad