Estrepitosa caída del yen frente al dólar, ¿qué hará el Banco de Japón?

Hacia las 07H40 GMT, un dólar valía 149,92 yenes. La divisa japonesa se ha desplomado desde febrero debido a la expansiva política monetaria aplicada por el Banco de Japón, que mantiene sus tasas cercanas a cero para mantener el crecimiento en la tercera economía del mundo.

La debilidad de la divisa japonesa continúa aumentando a pesar de los intentos del Banco de Japón por frenar su caída, que derivaron en una intervención en el mercado el pasado mes de septiembre. En lo que va de año la divisa retrocede un 23% frente al dólar.

La divisa japonesa acumula una depreciación del 50% frente al dólar desde los máximos alcanzados en 2011. Una debilidad impulsada por la divergencia en materia de tipos que mantienen la Reserva Federal y el Banco de Japón, que está provocando la escalada de los bonos de Estados Unidos. Así, el rendimiento del bono a diez años alcanza el 4,15%, mientras que la rentabilidad del bono japonés al mismo plazo se sitúa en el 0,25%.

En una reciente comparecencia parlamentaria, el gobernador del Banco Central de Japón (BoJ), Haruhiko Kuroda, reconoció que la reciente depreciación del yen «es rápida y unilateral», lo que dificulta que las empresas elaborar planes de negocios y aumenta la incertidumbre, «por lo que es negativo para la economía y desfavorable», según recoge la agencia japonesa Kyodo.

Ver más: Fed sube nuevamente las tasas de interés en 75 puntos básicos

La autoridad monetaria insiste en que no es necesario subir los tipos de interés por la depreciación de la divisa, pero el mercado contempla una nueva intervención del banco central como la realizada hace justo un mes con una masiva compra de yenes para levantar su cruce frente al dólar.

Esta intervención se estimó en casi 20.000 millones de dólares.

El ministro de Finanzas, Shunichi Suzuki, dijo el jueves que las fluctuaciones monetarias en el mercado de las divisas eran “absolutamente intolerables” y reiteró la posibilidad de que las autoridades adopten una “respuesta adecuada” para promover la estabilidad.

“El Banco de Japón tiene que elegir entre controlar la curva de rendimiento o luchar contra la debilidad del yen”, aseguró Kristoffer Kjaer Lomholt, jefe de de investigación de divisas de Danske Bank, en declaraciones a Bloomberg. El experto, apuntó que “por ahora, la preferencia revelada sigue indicando una preferencia por mantener el control de la curva del yen”.