Extraordinaria sanción a Elon Musk por racismo

Contratado a través de una empresa de trabajo temporal, Owen Díaz fue operador de montacargas en Tesla entre junio de 2015 y julio de 2016 en la planta del fabricante de vehículos eléctricos en Fremont (California).

Según el abogado Lawrence A. Organ, la demanda de Díaz era un caso de entorno laboral hostil y acoso racial presentado en virtud de la Ley de Derechos Civiles de 1866 de Estados Unidos.

Durante el juicio, el empleado explicó que los afroamericanos de la planta, donde también trabajaba su hijo, eran víctimas habituales de apodos racistas y menosprecio. “La imagen progresista de Tesla era una fachada que ocultaba el trato retrógrado y degradante de sus empleados afroamericanos”, según la denuncia.

Como resultado del juicio llevado adelante el jurado federal de un tribunal de San Francisco (EEUU) ha ordenado a Tesla que pague una indemnización récord de más de 137 millones de dólares (118 millones de euros) a Díaz.

Ver más: Tesla acelera para convertirse en la marca de automóviles más valiosa

El operador afirmó que, a pesar de sus quejas, Tesla no reaccionó para poner fin al racismo habitual. “Estamos felices de que el jurado haya visto la verdad y haya establecido una suma que, con suerte, empujará a Tesla” a actuar, dijo Organ al Washington Post.

El abogado de Díaz, Lawrence A. Organ, ha confirmado este lunes el veredicto de la sentencia: Tesla deberá pagar 6,9 millones de dólares por daños y estrés emocional y otros 130 millones de dólares en daños punitivos.

Tesla todavía puede recurrir la sentencia, algo que seguramente hará dada la cuantía de la condena.

Tesla se ha defendido con firmeza durante el proceso judicial, pidiendo que se eliminara el testimonio de un testigo y esgrimiendo que Díaz no era técnicamente empleado de la empresa, sino subcontratado (y por tanto, empleado de la subcontrata).

Tesla argumentó también que Díaz «no ha proporcionado al jurado pruebas concluyentes que demuestren que Tesla sometió al demandante a discriminación racial».

La compañía dijo que, incluso suponiendo que las alegaciones de Díaz fuesen ciertas en un caso hipotético, este no podía probar que fuese sometido a una «discriminación racial» por parte de Tesla.