Galaxy S23 se convirtió en el smartphone elegido por los gamers

(Samsung) A medida que el mercado de los juegos móviles crece 1,7 veces más que el resto de los juegos, la innovación tiene una gran demanda.

Con hardware, software y procesamiento más perfeccionados, el smartphone Galaxy más nuevo avanza de manera integral en todos los aspectos del dispositivo. Galaxy incluso ha optimizado los juegos a través de una colaboración abierta con los desarrolladores. El resultado: una experiencia de juego de clase mundial con un rendimiento elevado en todas las áreas.

En el corazón de la serie Galaxy S23 se encuentra la plataforma Snapdragon 8 Gen 2 Mobile para Galaxy. Como el chipset más poderoso en un smartphone Samsung Galaxy, es lo que brinda a los jugadores una ventaja que no encontrarán en otros smartphones. Hace que los gráficos sean más suaves, con tasas de cuadro más estables, además de ser más eficiente desde el punto de vista energético en comparación con los modelos anteriores.

Eso es cada vez más importante a medida que los juegos móviles se vuelven más exigentes. Los gráficos de los títulos para dispositivos móviles se acercan cada vez más a lo que es posible en casa. Los procesadores tienen más desafíos de renderizado 3D, más texturas y objetos en una escena, además de tasas de cuadro más altas y resoluciones crecientes.

El Galaxy S23 maneja todo esto con facilidad. Samsung trabajó en estrecha colaboración con Qualcomm para optimizar el chipset para Galaxy. Cuando comenzó el desarrollo, la prioridad era garantizar la compatibilidad temprana con GPU, la confiabilidad y el rendimiento optimizado.

El resultado es una GPU aproximadamente un 41% más rápida y diseñada para satisfacer las demandas de los usuarios avanzados. La nueva estructura de la CPU también aumenta las capacidades de procesamiento de la serie Galaxy S23 en aproximadamente un 30% en comparación con la serie Galaxy S22.

Rendimiento gaming optimizado Comparado con la serie Galaxy S22

Ver más: Retos del retail media digital para los anunciantes

Apoyar todo esto es una innovación clave que potencia nuestra misión de juego: la cámara de enfriamiento de vapor de Galaxy. Un chipset sobrecalentado puede tener que limitar los recursos para proteger tanto al usuario como al dispositivo, lo que provoca una degradación del rendimiento del juego, como caídas de la tasa de cuadros. La cámara de enfriamiento de vapor, que se hizo más grande en el Galaxy S23 Ultra y llegó a los modelos S23+ y S23, refuerza el rendimiento gaming a medida que disipa el calor.

Todos estos avances ayudan a abordar uno de los últimos desafíos de los juegos: los multiplataforma, cuando las versiones móviles, de consola y desktop de un juego necesitan compartir datos entre dispositivos. Esto resulta en cargas de CPU y GPU más altas que los juegos convencionales, lo que es mucho para manejar. La buena gestión de los recursos es fundamental, al igual que la inteligencia para equilibrar el rendimiento y la potencia.

Hacer que el futuro de los juegos sea más móvil

Para destacarse en el manejo de cargas de trabajo cada vez más exigentes, un smartphone necesita hardware y software excelentes, y una optimización precisa para aprovecharlos al máximo.

El Galaxy S23 ofrece los gráficos móviles más rápidos de cualquier dispositivo Galaxy, pero lo que es más importante: ahora puede mantener un rendimiento gaming intenso durante períodos de tiempo más prolongados que en la serie S anterior. Esta fue una de las mayores brechas entre los juegos estáticos y móviles, y Galaxy está cerrándola.

La plataforma Snapdragon® 8 Gen 2 Mobile para Galaxy también es diseñada para admitir nuevas tecnologías, como el trazado de rayos. Capaz de manejar efectos de fuente de luz como sombras y reflejos, la serie Galaxy S23 podría servir como la primera plataforma para que los desarrolladores de juegos apliquen efectos de trazado de rayos en los juegos móviles convencionales. Pero Samsung no solo está por delante de la industria ahora: los ingenieros ya están trabajando en más avances preparados para el futuro para que los smartphones Galaxy puedan manejar efectos aún más complejos.