Goldman Sachs se suma a la ola de despidos masivos

El presidente ejecutivo de Goldman Sachs, David Solomon, anunció a los más de 49.000 empleados que el grupo planea una reducción que podría afectar hasta el 8 % de la plantilla, lo que impactaría a cerca de 4.000 trabajadores.

“Estamos realizando una revisión cuidadosa y, aunque las discusiones aún están en curso, anticipamos que nuestra reducción de personal tendrá lugar en la primera quincena de enero”, ha indicado Solomon en un mensaje dirigido a la plantilla al que han tenido acceso medios como la agencia de noticias Bloomberg.

«Hay una variedad de factores que afectan el panorama empresarial, incluido el endurecimiento de las condiciones monetarias que están ralentizando la actividad económica», por ello, «para nuestro equipo de liderazgo, el enfoque está en preparar a la empresa para capear estos vientos en contra«, explicó Solomon en un comunicado enviado a empleados de Goldman Sachs.

Ver más: Como la legislación de Open Banking ha evolucionado en América Latina

Semafor, uno de los primeros en dar la noticia a mediados de diciembre, dice que los responsables de cada división tienen la orden de identificar a los empleados menos productivos.

En este sentido, la publicación apuntaba que Goldman Sachs suele prescindir en un ejercicio habitual de entre el 2% y el 5% de los empleados, que son despedidos o no reciben ninguna bonificación, lo que se asimila en el sector a una señal para comenzar a buscar otro trabajo.

El pasado mes de octubre, el banco anunció una “realineación” de sus negocios, después de que el beneficio neto atribuido de en el tercer trimestre de 2022 cayese un 44% en comparación con el resultado del mismo periodo del año anterior, hasta 2.962 millones de dólares (2.783 millones de euros).

En concreto, el banco estadounidense anunció una “realineación” de sus negocios en torno a tres grandes segmentos: Gestión de activos y patrimonios; Banca y mercados globales; y Soluciones de plataforma.

Otras firmas importantes del sector bancario, como Citigroup y Barclays, también han planeado despidos masivos, según la cadena CNBC.