Human Augmentation: Hacia una tecnología más inclusiva

Por: Rodrigo Ramele, Innovation Engineer en Baufest.

En la actualidad uno de cada tres hogares en América Latina y el Caribe está habitado por personas con algún tipo de discapacidad. Siendo más precisos, 85 millones de personas podrían tener dificultades para acceder a los productos y servicios digitales.

Human Augmentation es una de las tendencias más prometedoras del momento al combinar diferentes tecnologías para crear habilidades cognitivas y mejoras físicas en el cuerpo humano. Este concepto plantea y desafía a las interfaces típicas de los dispositivos digitales que utiliza la mayoría de la población, para tener en cuenta nuevas interfaces más centradas en las personas utilizando los mecanismos óptimos de comunicación para cada caso.

La neurotecnología provee un conjunto de herramientas que sirven para analizar e influir sobre el sistema nervioso del ser humano, especialmente sobre el cerebro, mediante dispositivos wearables que se colocan sobre el cuerpo y censan información para generar nuevas interfaces. A su vez, estos se pueden llegar a implantar dentro del cerebro, evocando el concepto de Cyborg, que conlleva un riesgo más delicado pero que permite acceder de manera directa a mucha mayor información; estas nuevas interfaces se denominan BCI (Brain Computer Interfaces), y son sistemas de comunicación que monitorean la actividad cerebral y traducen determinadas características, correspondientes con las intenciones del usuario, en comandos de control de estos dispositivos.

Ver más: Descubren la solución para viajar en el tiempo

Es importante tener presente, que existen muchas situaciones de la vida cotidiana que pueden dificultar el uso de la tecnología actual y que podrían considerarse como discapacidades temporales; esguinces, fracturas, dolores de cabeza o incluso no poder comprender un idioma. En este sentido, la neurotecnología y la accesibilidad son herramientas claves para que los productos digitales sean más inclusivos a la hora de resolver los problemas cotidianos e incrementar las capacidades de las personas. 

El primer paso para lograr aumentar esta capacidad en un mayor número de personas es mediante la Accesibilidad.  Sin embargo, a menudo las organizaciones no la consideran a la hora de construir aplicaciones. Pero si se la concibe desde el principio, no requiere grandes inversiones ni esfuerzos. A veces basta con tener en cuenta aspectos como el contraste y utilizar los mecanismos ya existentes propios de cada plataforma.

En una sociedad que avanza en términos de inclusión e igualdad, es necesario que las empresas observen el contexto, empaticen con cada individuo y diseñen de forma inclusiva más y mejores productos digitales.