IPv6, un cambio que es inminente

Abundan las versiones sobre el agotamiento del protocolo IPv4 y su inminente reemplazo por la versión IPv6. La realidad es que ante el agotamiento del estándar IPv4, los protocolos ya comenzaron a ser sustituidos y los sistemas funcionan paralelamente. 

En el todo el mundo conviven los dos protocolos. En la región, Argentina está avanzando a buen ritmo hacia el cambio, pero hay otros países como Brasil que lo están haciendo de forma más rápida. Desde el mes de junio se están planificando migraciones más aceleradas de servicios, muchos de ellos ya están en plena implementación.

La gran preocupación en el ámbito de las telecomunicaciones es la gran inversión que se requiere y por la cual los proveedores de Internet están analizando como será el retorno con la oferta de nuevos servicios.

El IPv6 vino para quedarse, por lo que las empresas, a corto o largo plazo, deberán pensar en esta versión. Respecto a esto, Diego Ghione, CEO de Denwa Technology, dio una serie de pasos que tienen que tener en cuenta las empresas para realizar este cambio que es inminente.

Según el directivo, primero tienen que “inventariar los componentes de la infraestructura tecnológica y de comunicaciones para estar seguros de cuáles son los elementos de software y hardware que soportan IPv6. Esto permitirá acceder a un panorama claro de qué requiere ser renovado y qué debe ser actualizado”.

“Hay que consultar a sus proveedores de conexión a Internet sobre la conectividad en función del protocolo IPv6, es decir, cuál es la disponibilidad y qué opciones de  planes, paquetes y costos hay. En el caso de que el proveedor no cuente con la posibilidad de brindar conectividad a través de IPv6 en la actualidad, es necesario saber cuáles son sus planes al respecto y actuar en consecuencia. Si pueden brindar conectividad a Internet usando IPv6, se debe solicitar un plan de acción para agregar IPv6 a las soluciones en uso”, agregó.

También hay que manejar la migración a IPv6 como un proyecto designando dentro del área de TI y redes: “Sugiero la elección de un administrador que coordine la actualización de la infraestructura para soportar este protocolo. Este proyecto debe incluir la capacitación del personal de TI y redes en IPv6”.

“En el caso que las empresas decidan no adoptar IPv6 en el corto o mediano plazo, pueden comprometer seriamente su crecimiento ya que las direcciones IPv4 se están agotando vertiginosamente. Es posible que cuando se requieran más para llevar acabo algún crecimiento en la infraestructura ya no estén disponibles los recursos necesarios, lo cual puede ocasionar serias repercusiones en el negocio de la empresa”, finalizó Ghione.