La casa inteligente viene con médico incorporado

Mucho se habla de las casas futuristas, sostenibles y manejadas por distintos tipos de inteligencia artificial en manos de los ya conocidos asistentes virtuales.

Pero CyberHut, es la vivienda futurista desarrollada por Astroland a partir de sus investigaciones sobre la vida en hábitats extremos como Marte.

De diseño futurista con apenas 50 metros cuadrados, cada espacio está aprovechado al máximo y está repleta de tecnología: una inteligencia artificial con hasta 400 sensores para controlarlo todo.

Una vez dentro, se enciende una pantalla y una mujer con pelo rosa da la bienvenida al usuario. Es CYBI, la asistente virtual de la casa, diseñada para ofrecer la mejor experiencia personalizada al inquilino. “Os voy a enseñar de lo que soy capaz. Me crearon para haceros la vida más fácil”,

Cybi, la asistente virtual de la casa.

En su construcción se han utilizado materiales que afirman son no contaminantes pero sí duraderos, reutilizables, reciclables y reparables. Esto permite aplicar criterios de economía circular, e incluso se ha utilizado plástico reciclado a través de impresoras 3D.

Según comenta el CEO de Astroland, David Ceballos. “Estas viviendas están pensadas para gente joven que tiene un nuevo estilo de vida. Gracias a la inteligencia artificial te va conociendo y ofrece la mejor experiencia de usuario: dietas personalizadas, rutinas de entrenamiento, estrategia de longevidad personalizada. El hogar a partir de ahora estará donde tu estés porque está personalizado para ti”.

solares

La casa genera su propia energía gracias a los paneles solares de alto rendimiento que tiene en el tejado, y la almacena en unas baterías para ser autónoma y no tener la necesidad de conectarse a la corriente. Éstas permiten una autonomía de 4,5 días.

Cuenta con un sistema de captación de aguas pluviales y de la humedad relativa, que completan un ciclo integral mediante tres redes de aguas blancas, negras y grises reutilizando el agua de ducha y lavabos para regadío.

Además cuenta con un servicio de telemedicina con aplicaciones que, simplemente apoyando un dedo en un sensor, monitorizan hasta 14 parámetros como las constantes vitales, el nivel de colesterol o la presión arterial. Estos datos se comparten con un médico para adelantarse a cualquier posible enfermedad.

Los espacios rotan para adaptarse a las distintas actividades del usuario, aprovechando al máximo sus 50 m2.

“Cuando entras no hay nada, un módulo que se puede mover y en función de lo que vas haciendo sale la cocina, las mesas… Todo lo que quieras pasará cuando lo necesites y el interior se personaliza según tus gustos, como si quieres una casa temática de fútbol o que en lugar de un gimnasio haya una zona gaming“, señala Ceballos.

De media, la vivienda cuesta 200.000 euros, pero Astroland quiere plantear el pago por uso. 

Para los que no puedan permitírsela, también está la posibilidad de comprar solo una parte, ya que la idea es que la vivienda esté tokenizada. “Tradicionalmente, las casas se han comprado para disfrutar o para invertir. Para disfrutar tenemos más de 1.200 personas en lista de espera, pero para invertir unas 700. Ahí damos entrada a otro perfil de inversor que también se puede beneficiar de esto”, explica el CEO.

Cyberhut está planteada para un pago por uso, “esto facilita el acceso a la vivienda a los jóvenes y permite cambiar de ubicación en cualquier momento, pudiendo disfrutar en un tiempo prolongado del hogar del futuro, con todas sus prestaciones y sin permanencia”, concluye el CEO.