La digitalización bancaria en Latinoamérica está experimentando notables avances

Entrevista exclusiva para TyN Magazine con Fabian Goldberg, Responsable Digitalización y Crecimiento Económico, Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA) y Carola Krainz, Especialista en Economía Digital, International Finance Corporation (IFC, miembro del Grupo Banco Mundial)

¿Cuáles son los principales beneficios de la transformación digital tanto para la entidad financiera como para sus clientes?

Fabian: La transformación digital trae consigo múltiples beneficios y todos muy significativos, tanto para las entidades de la Fundación como para nuestros clientes. Desde la perspectiva de la entidad, este proceso va más allá de impulsar la eficiencia operativa y reducir costos; también redefine la relación con los emprendedores ya que nos permite afinar el diseño de la estrategia para prestarles la atención que necesitan, y al mismo tiempo tomar decisiones respaldadas por datos detallados y precisos. El análisis de toda esa data fortalece nuestra capacidad para anticiparnos y adaptarnos dinámicamente a los cambios que se producen en el entorno financiero.

Para nuestros clientes, la digitalización actúa como un auténtico motor de progreso que se traduce en un acceso ágil a servicios financieros y no financieros. Las transacciones y contrataciones en línea, por ejemplo, les permiten ahorrar un tiempo muy valioso, que pueden emplear en sus negocios o en sus familias y que suponen también un ahorro económico. Además, la inclusión de herramientas digitales para su formación en educación financiera, no sólo los empodera con conocimientos prácticos, sino que también fortalece su capacidad para tomar decisiones informadas, mejorando así su salud financiera y la contribución a su desarrollo sostenible.

¿Por qué razón la Fundación Microfinanzas BBVA decidió implementar un programa de transformación digital en sus entidades en Latinoamérica?

Fabian: La Fundación Microfinanzas BBVA se embarcó en la implementación de un programa de transformación digital en las entidades de grupo en Latinoamérica para utilizar la digitalización como una herramienta clave que abordara los desafíos que limitan la inclusión financiera. La inestabilidad económica, las brechas sociales y la falta de acceso a servicios financieros en la región, siempre han demandado una respuesta innovadora para no dejar a nadie atrás. En la FMBBVA fuimos conscientes desde el principio de que la transformación digital era y es clave para superar las barreras geográficas y económicas que afectan a nuestros emprendedores, por eso consideramos fundamental utilizar la tecnología para que les proporcione una mayor accesibilidad a los servicios financieros, a educación y asesoramiento, entre otras muchas cuestiones; en definitiva, podemos decir que este programa se alinea con nuestro compromiso de crear soluciones sostenibles y eficientes para mejorar la vida de las personas vulnerables en América Latina.

¿Cuál es la importancia de los datos para la inclusión financiera?

Fabian: Creemos que los datos están siendo y serán piedras angulares para impulsar la inclusión. Su gestión adecuada desempeñará un papel clave en varios aspectos. En primer lugar, la colaboración o el intercambio ético y seguro de datos entre diversas entidades financieras y otros actores del ecosistema, será fundamental para obtener una visión más completa de las necesidades de los emprendedores, disminuyendo las barreras tradicionales para el acceso a servicios financieros y no financieros. La evolución del open finance es una tendencia enriquecedora, que permitirá integrar una gran variedad de servicios a través de plataformas digitales, ampliando las opciones disponibles y fomentando una mayor competencia en el sector.

Además, los avances de la inteligencia artificial (IA) y los modelos de aprendizaje automático son cruciales para una evaluación de riesgos más precisa y una toma de decisiones ágil. Esto resulta especialmente importante para incluir financieramente a personas sin historial crediticio previo con base en patrones de comportamiento previamente identificados, facilitando así el acceso a aquellos que tradicionalmente quedaban excluidos.

Carola: Los datos pueden tener un impacto significativo en el cierre de la brecha financiera existente. Al recopilar y analizar datos financieros y personales, se pueden identificar patrones y tendencias que ayudan a comprender mejor las necesidades y comportamientos de los clientes. Esto permite a las instituciones financieras adaptar sus productos y servicios para satisfacer esas necesidades de manera más efectiva. Además, el análisis de datos puede ayudar a evaluar el riesgo crediticio de los clientes de manera más precisa, lo que facilita la toma de decisiones de préstamos. Al utilizar datos en la toma de decisiones financieras, se pueden reducir las barreras y la discriminación en el acceso a servicios financieros, lo que contribuye a cerrar la brecha financiera y promover la inclusión económica.

Adicionalmente, los datos, especialmente en el contexto de Open Finance, pueden tener un impacto aún más significativo en el cierre de la brecha financiera existente. Open Finance se refiere a la apertura de datos financieros por parte de las instituciones financieras, lo que permite a los clientes compartir su información financiera con otras entidades de manera segura y controlada. Esto facilita la creación de soluciones financieras más personalizadas y accesibles para los usuarios. 

¿Cuál es el alcance de este programa en términos geográficos y operacionales (en qué consiste este programa)?

Fabian: En la Fundación hemos venido trabajando activamente en la digitalización de nuestro modelo operativo, manteniendo nuestro compromiso esencial con el contacto cercano y las relaciones duraderas con los emprendedores, lo que denominamos banca relacional que nos distingue por el acompañamiento que les ofrecemos.

Nuestro programa insignia, NEXO, representa un hito en esta iniciativa concebida para conectar los datos con nuestro propósito: el desarrollo sostenible de emprendedores vulnerables. Esta plataforma tecnológica consolida la información de todo el Grupo, e incorpora soluciones de infraestructura en la nube, prácticas robustas de gobierno y seguridad de datos, y capacidades analíticas avanzadas. El objetivo principal es profundizar en el conocimiento del cliente y mejorar su experiencia mediante una propuesta de valor adaptada a su situación.

Recientemente, nuestras entidades han completado el programa Digilab Data (IFC), diseñado para fortalecer las competencias analíticas y desarrollar nuevas formas de generar valor a los emprendedores. Este programa nos permite construir un enfoque sistemático de casos de uso prácticos, identificando situaciones específicas en las que la tecnología puede aplicarse para resolver problemas o aprovechar oportunidades.

Carola: El programa Digilab de IFC se enfoca en impulsar de manera integral la innovación digital en el sector financiero. Con más de 72 instituciones de diversas geografías que han completado uno o varios de sus programas, Digilab ha demostrado generar beneficios sustanciales, incluyendo un aumento en los ingresos, la expansión de la base de clientes y la mejora de la satisfacción del cliente. 

Con un enfoque robusto en la gestión del cambio, el programa facilita a los líderes de alto nivel comprender el papel crucial de los datos en la toma de decisiones, fomentando una cultura basada en los datos y estableciendo la gobernanza, arquitectura y modelo operativo necesarios para una transformación efectiva. Además, se lleva a cabo la identificación y priorización de casos de uso, permitiendo a las entidades financieras implementarlos y obtener beneficios rápidos y tangibles.

¿Cómo se encuentran los bancos en Latinoamérica en términos de digitalización, en comparación con bancos en otras regiones?

Fabian: La digitalización bancaria en Latinoamérica está experimentando notables avances impulsados por el aumento del acceso a internet, la adopción de nuevas tecnologías y la competencia. Sin embargo, se observa una adopción más lenta en comparación con otras regiones, evidenciada por factores clave como la penetración de usuarios de internet, donde la región tiene como usuarios un 67% de la población, en contraste por ejemplo con el 88% de Norteamérica (CEPAL 2022: Datos y Hechos sobre la Transformación Digital). Esta brecha se profundiza aún más si analizamos zonas rurales versus urbanas. La penetración en banda ancha móvil, aunque ha mejorado, presenta también diferencias significativas en calidad de acceso y número de suscriptores, siendo un 50% menor que en Norteamérica y un 30% menor que la media europea.

En el ámbito del comercio digital, América Latina y el Caribe muestran un rezago frente a otras regiones, según el índice de comercio electrónico de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD 2019), especialmente en confiabilidad postal y bancarización. Además, se destaca la necesidad de avanzar en marcos regulatorios, con políticas de protección al consumidor en línea y resguardo de datos personales alineados con estándares internacionales. Esto no sólo fomentará la confianza, sino que también eliminará barreras para potenciar la economía digital.

En suma, aunque los bancos en Latinoamérica avanzan en digitalización, estos datos sugieren que lo hacen a un ritmo más lento que sus contrapartes en otras regiones. No obstante, se reconoce que la digitalización es un proceso continuo. Iniciativas como DigiLab y el enfoque de digitalización de la Fundación Microfinanzas BBVA destacan como ejemplos vanguardistas en la región.

Ver más: Capital One, el “rey” de las tarjetas de crédito

Ver más: MWC 2024: Pagos de J.P. Morgan, repensar los pagos para impulsar la innovación

Ver más: Bank of America registró récord de interacciones digitales en 2023