La Unión Europea ratifica multa multimillonaria a Google

Las big tech han sido el blanco de las investigaciones de la Unión Europea debido a su monopolio en redes sociales.

Google recurrió en septiembre ante la justicia de la Unión Europea, para evitar el pago de la misma aduciendo que las acusaciones de la UE sobre su sistema operativo son infundadas y rechaza las acusaciones de bloquear a sus rivales en sus aplicaciones de búsqueda y mapas instaladas en los teléfonos Android.

La sentencia fue confirmada este miércoles por el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) por lo que deberá pagar una multa de 2.424 millones de euros que la Comisión Europea le impuso en 2017.

“El Tribunal General concluye su análisis declarando que debe confirmarse el importe de la sanción pecuniaria impuesta a Google”, señaló el TGUE. 

Según el tribunal, la firma había infringido la legislación antimonopolio “al favorecer su propio servicio de comparación de compras en sus páginas de resultados generales mediante una visualización y un posicionamiento más favorables, mientras relegaba los resultados de los servicios de comparación competidores en esas páginas mediante algoritmos de clasificación”.

Ver más: Google tratará de evitar la multa récord impuesta por la Unión Europea

“El Ejecutivo comunitario impuso la multa tras una investigación que inició en 2010, en aquel entonces comisario de competencia, Joaquín Almunia, por supuestos abusos de posicionamiento en los motores de búsqueda. La pesquisa concluyó que en el 90 % de los resultados del servidor de Google, los productos de la competencia estaban posicionados mucho más abajo”, publica Euronews.

Los jueces también señalaron que la compañía no ha demostrado que la eficacia de su sistema compense los efectos negativos sobre la competencia y rechazan el argumento de que no deben ser objeto de ninguna sanción.

La multa advierte que la conducta cuestionada fue adoptada de manera intencional y no por negligencia.

Google y Alphabet tienen la opción de recurrir de nuevo ante el máximo tribunal de la UE para alegar por esta sanción millonaria y proponer otro tipo de solución.

Para esto, la compañía tiene un periodo de dos meses y 10 días para volver a protestar ante el tribunal europeo.