Los CFDs anuncian la nueva revolución comercial de América Latina

Por Richard Perry, analista de mercados de INFINOX

A medida que los mercados mundiales siguen experimentando turbulencias, fluctuaciones y lo que parece una prolongada caída, muchos inversores empiezan a jalarse del cabello. Pero, ¿y si existiera una forma de beneficiarse de este periodo de incertidumbre sin el riesgo de comprar activos subyacentes? Y mejor aún, ¿una que garantice beneficios libres de impuestos y pérdidas deducibles?

¿Qué son los CFD y cómo se utilizan?

En pocas palabras, los CFD, o Contratos por Diferencia, son como una apuesta que se realiza sobre el valor futuro de un activo. En lugar de comprar o vender un activo, simplemente se especula sobre el movimiento futuro de su precio. 

Por ejemplo, usted quiere comprar un CFD que siga el precio de las acciones de Tesla. Es posible que su broker sólo le pida un depósito del 5% para la operación (recuerde que los CFD permiten un apalancamiento mucho mayor que otros instrumentos de inversión). Así que usted compra un CFD por 50 acciones de Tesla (al precio actual de la acción, digamos, 100 dólares por acción) para una posición de 5,000 dólares de la que sólo hay que depositar el 5%, es decir, 250 dólares al broker.

Un mes después, Tesla cotiza a 200 dólares por acción, por lo que se sale de la posición con un beneficio de 100 dólares por acción, o 5,000 dólares en total. Debido al alto apalancamiento, el beneficio obtenido entre la posición original de 5,000 dólares y la nueva posición de 10,000 dólares es de usted para compensar, y la ganancia de 5,000 dólares se acredita en su cuenta.

Esa es la teoría al menos. Especular sobre el futuro es siempre una práctica incierta y se debe tener precaución con cualquier operación que se considere hacer. Algo que puede proporcionar apoyo y cierto grado de confianza -sobre todo a los traders menos experimentados- es la aparición del copy trading.  Esta práctica permite a los traders de todos los niveles seguir e imitar a los profesionales más experimentados, lo que recompensa tanto al trader novato (que se beneficia de la experiencia del veterano) como al experto en el mercado (que es remunerado en función del número de traders que le siguen). 

Estrategias de CFD

Lo mejor de los CFD es que son mucho más versátiles que una simple inversión. Por ejemplo, si cree que a Tesla no le va a ir muy bien, también podría colocar posiciones cortas (apostar a que el precio de la acción va a bajar, no a subir) y obtener beneficios de esta manera. En cualquier caso, todos los beneficios irán a parar a su cuenta, libres de impuestos, ya que en realidad nunca es “dueño” de ninguno de los activos subyacentes, sino que simplemente apuesta por el movimiento del precio.

Ver más: ¿Es éste el mejor momento para invertir en divisas?

Una plataforma como Infinox ofrece un apalancamiento de hasta 1:200 en los CFD, lo que significa que puedes obtener grandes beneficios de los movimientos de los precios sin tener que comprar acciones, índices o materias primas caras. Sin embargo, los grandes beneficios también pueden conllevar grandes pérdidas, y por eso es importante informarse sobre las formas de limitar la exposición al riesgo, como por ejemplo, asegurándose de utilizar stops de pérdidas y otras estrategias de gestión del riesgo.

La revolución de los CFD en América Latina

Como con cualquier instrumento de trading altamente complejo, siempre es importante investigar y averiguar por sí mismo si es adecuado para usted y su estilo de trading particular. Los CFD, por ejemplo, no están permitidos en todos los mercados. Actualmente, en Estados Unidos no se permite el trading con CFDs, principalmente porque, al ser un producto OTC (Over The Counter), no pasan por las bolsas reguladas. Por eso es importante utilizar una plataforma de confianza cuando se negocian CFDs.

Los CFDs son totalmente legales en América Latina y son especialmente adecuados tanto para las condiciones del mercado en muchos países en la región, y también permiten una cultura más social del “nuevo comercio” que está surgiendo entre los jóvenes traders latinoamericanos. Recuerde que los CFDs le permiten beneficiarse de los movimientos de precios, y no sólo de un tipo de movimiento. Esto los hace adecuados para las condiciones más volátiles del mercado. También le permiten cubrirse de cualquier inversión que pueda hacer. Por ejemplo, si ha comprado unas cuantas acciones de Nubank, también puede contratar un CFD que apueste por un movimiento negativo de los precios y que le cubra contra cualquier posible caída futura de la cotización de Nubank.

Con mayores apalancamientos y diferenciales competitivos, los CFD también permiten una menor barrera de entrada para alguien que utilice divisas que son comparativamente más débiles en relación con el dólar y empresas cuyas acciones cotizan en la bolsa de Estados Unidos.

CFDs y copy trading: la era del “nuevo comercio” 

Con el creciente acceso a la información y a las nuevas tecnologías, que han eliminado muchas de las barreras que impedían a la gente común el acceso a los mercados, se ha cambiado la naturaleza del trading. El “nuevo comercio”, la idea de que el trading es una actividad comunitaria más que competitiva, está ganando popularidad en todo el mundo, y América Latina no es una excepción.

Con una plataforma orientada a la comunidad como la nombrada anteriormente, estamos incentivando y recompensando económicamente a la gente por compartir sus conocimientos, ideas y asesoramiento. Aquí es donde creemos que los CFD pueden mostrar su potencial como instrumento de “nuevo comercio”. Al combinar los mejores aspectos sociales de una comunidad online sin fronteras con las últimas herramientas y tecnologías financieras, hemos visto el éxito del “nuevo comercio” con nuestros propios ojos.

Por ejemplo, si es usted nuevo en el mundo del trading, puede seguir a nuestros traders más exitosos, entrar en el mercado con un instrumento de alto apalancamiento y bajo gasto mínimo, como un CFD, y copiar a los expertos movimiento a movimiento. ¿Cómo funciona esto? Bueno, los expertos son recompensados por la cantidad de seguidores que tienen, y los seguidores son a su vez recompensados haciendo operaciones inteligentes. Cuanta más gente aprende, más gente comparte información y más valor se añade a nuestra plataforma. Muy sencillo. Es el ADN de nuestra filosofía de “nuevo comercio”.