El aumento de la inflación de Estados Unidos pone presión a la FED

Por David Kohl, economista en jefe del banco privado suizo Julius Baer

La inflación de junio en los EE.UU. sorprendió al alza con un salto en los precios de la energía que fue la principal contribución a la inflación más alta desde noviembre de 1981. La alta inflación ejerce una presión adicional sobre la Fed para aumentar su tasa de política en otros 75 puntos base o incluso más en su próxima reunión a finales de julio.

La inflación de EE.UU. en junio fue reportada en 9.1%, superior a las ya elevadas expectativas que se basaron en los altos precios de la gasolina en junio. La inflación se aceleró desde 8.6% de mayo, y los efectos base aumentarán en julio, posponiendo el pico de la inflación estadounidense hasta agosto o septiembre. Si bien los precios de la energía fueron una vez más la principal contribución a la inflación general, las contribuciones de los servicios, la vivienda y otros bienes también aumentaron en junio, mientras que los precios de los alimentos fueron el único factor que contribuyó a una pequeña disminución. La inflación subyacente, que excluye los precios de la energía y los alimentos, se redujo, aunque menos de lo esperado, hasta 5.9 %.

Ver más: Importar o producir

“La sorpresa de la inflación de base amplia ejerció más presión sobre la Fed para aumentar la tasa objetivo de los fondos federales una vez más en 75 puntos base en su próxima reunión. En la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto del 27 de julio, incluso parece posible una subida de tipos más agresiva de 100 puntos base”, dijo David Kohl, economista en jefe del banco privado suizo Julius Baer.