Masorange se estrena prometiendo invertir 4.000 M€ en redes

La compañía resultante de la fusión a partes iguales entre Orange España y MásMóvil ha presentado este miércoles su identidad corporativa, que une los nombres de las dos operadoras bajo la denominación Masorange y utilizará el logotipo +O. Sus responsables han manifestado la intención de invertir 4.000 millones de euros en un plazo de tres años, han descartado reducciones forzosas de personal y prevén mantener inicialmente las 14 marcas comerciales que aglutinan.

La nueva Masorange pasa a ser la primera compañía española de telecomunicaciones por número de clientes. Entre las 14 marcas que aportan los dos grupos suman 30,2 millones de abonados de móvil y 7,3 millones de banda ancha fija, que otorgan a Masorange unas cuotas del 42% y el 41% del mercado español, respectivamente. A ellos cabe añadir 2,3 millones de abonados de TV de pago y 2,1 millones de clientes de otros servicios, como alarmas, seguros, energía y telemedicina entre otros.

La compañía nace facturando un total anual de 7.400 millones de euros y registra un beneficio bruto de explotación (ebitda) de 2.650 millones, antes de unas sinergias que se estiman en unos 500 millones. Según Meinrad Spenger, el consejero delegado de Masorange, la compañía nace con una deuda financiera de 12.500 millones de euros, que pretende reducir a un múltiplo de 3,5 veces el ebidta en un plazo de dos o tres años, durante los cuales no se distribuirán dividendos.

Mantenimiento de marcas, plantilla y tiendas

Masorange aplicará una estrategia multimarca mediante nueve marcas principales de ámbito estatal (las dos premium Orange y Yoigo, junto a Jazztel, MásMóvil, Simyo, Pepephone, Lebara, Lyca y Llamaya) y otras cinco regionales (Euskaltel, R, Telecable, Guuk y Embou). Todas ellas mantendrán su identidad, de modo que la nueva enseña +O tiene un carácter más corporativo que comercial.

La plantilla de Masorange está formada por 8.500 empleados. Spenger ha asegurado que no se llevarán a cabo despidos, si bien se abre la puerta a bajas voluntarias mediante prejubilaciones o salidas incentivadas. Asimismo se mantendrán abiertas las 1.500 tiendas físicas del conjunto de las marcas, que según la empresa constituyen la red comercial más extensa de España. Masorange presume de liderazgo en la venta de terminales móviles, con 4,2 millones de unidades anuales que aportan ingresos superiores a los 1.000 millones de euros anuales.

Plan de crecimiento

Los directivos de la nueva compañía prevén invertir más de 4.000 millones de euros a lo largo de los tres próximos años, principalmente en despliegues de 5G y fibra óptica. Se pretende ampliar hasta los 23 millones de hogares pasados con fibra óptica los 17 millones actuales y cubrir con 5G más del 90% de la población.

Dirección a partes iguales

Reflejando los términos de fusión al 50%, el comité directivo de Masorange contará con cuatro miembros procedentes de Orange y otros tantos de MásMóvil. Según informa elEconomista, Meinrad Spenger se confirma como CEO y Ludovic Pech será director financiero. Germán López (MásMóvil) ejercerá como director de operaciones y Mónica Sala (Orange) se responsabiliza de la red. Completan la cúpula de Masorange Miguel Santos (tecnología), Mónica Allés (personas), Julio Gómez (estrategia y mayorista) y Diego Martínez (clientes y productos).

Ver más: Apple permitirá a los desarrolladores distribuir sus propias aplicaciones

Ver más: Álvarez-Pallete: “Es hora de salvar la clara asimetría de Europa con respecto a otras regiones”

Ver más: Guerra entre las telcos y las big tech al rojo vivo