Oficiales de Cumplimiento requieren de un enfoque adecuado para que las Fintech logren autorización

Nos encontramos en una época en la que todo se transforma; en la que hay una revolución tecnológica y tendencias innovadoras que han propiciado la transformación digital de las sociedades. En ese sentido, el hecho de que el sector fintech mexicano cuenta con un marco legal específico y profesionales que velan por él, significa que se cuenta con los mejores aliados para el desarrollo del sector, ya que no obstaculiza la entrada de nuevos jugadores al mercado.

Conforme a datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) son alrededor de 3,300 personas que han logrado obtener el aval de la autoridad en la materia de certificación de Oficiales de Cumplimiento de las entidades financieras en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

La figura del Oficial de Cumplimiento es un requisito que la Ley Fintech pide para la correcta operación de entidades financieras. Ellos se encargan de tener la adecuada implementación y funcionamiento de un sistema de Prevención de Lavado de Dinero (PLD).

En ese marco, de la mano de la Asociación Mexicana de Profesionales de Ética y Cumplimiento, A.C. (AMPEC) se llevó a cabo una reunión para exponer desde su perspectiva la importancia de velar por el cumplimento de los programas de procedimientos internos para la prevención de lavado de activos y la importancia de su labor en el ecosistema financiero.

Al respecto José Refugio Gutiérrez Burciaga, Director de Cumplimiento Normativo de Sistema de Transferencias y Pagos (STP),  mencionó que el  mayor reto para obtener la licencia fue “Realizar el plan de negocios en conjunto con las proyecciones financieras en un entorno tan volátil debido a la pandemia; así como unificar criterios sobre lo que se requiere para dar cumplimiento en diversos ámbitos”.

Ver más: PayPal elimina los límite de retiros

Recomendó a los Oficiales de Cumplimiento que están por iniciar el proceso de licenciamiento  “Adentrarse en la operación y fierros de la entidad, conocer a los clientes que dejan el principal negocio, entender sus necesidades, así como para conocer las complejidades y los riesgos a nivel de cumplimiento que representan los productos, servicios y los canales de instrucción con los que se opera a fin de bajarlo correctamente a los documentos que rigen la operación de la entidad, así como tener un adecuado enfoque basado en riesgo”. 

Por su parte, Jonathan Elías Ojeda Serdán, Oficial de Cumplimiento de Latinoamérica de Binance, señaló que “El mundo Fintech nunca termina de innovar por lo que el aprendizaje es continuo y recomendó: involucren a todas las áreas del negocio, ya que el Oficial de Cumplimiento tiene que dirigir el proceso de manera interna y externa; es decir tiene que ser una figura de liderazgo; y, a su vez entender que el asesor externo es importante. Si mezclamos esas claves, les aseguro que su expediente no se va a tomar más de un año y tendrá éxito”.

En esa misma línea, Leticia Pelayo Merlos, Oficial de Cumplimiento de Lana, insistió en que “Piensen si lo que realmente necesita el negocio es una licencia fintech antes de solicitarla. ¿Para qué la quieren? ¿Por qué la quieren? Porque ahora es un tema que está de moda y todo el mundo quiere crear Fintech y todo el mundo quiere una autorización y no saben para qué. Entonces verificar si realmente la necesitan o si lo pueden hacer afianzados de otras entidades que ya están reguladas, que ya están constituidas y se van a ahorrar tiempo, dinero y esfuerzo”.