Pelea Musk – Apple: Una guerra de poderes solapada

Elon Musk acusa a Apple de censura y de llevar a cabo prácticas monopolísticas en una serie de tuits en los que afirma que la compañía “prácticamente ha dejado de hacer publicidad en Twitter”. En dichos mensajes, Musk se pregunta si tanto Apple como su director, Tim Cook, “odian la libertad de expresión en Estados Unidos”.

“Apple también ha amenazado con retirar de su App Store a Twitter, pero no nos dice por qué”, tuiteó el dueño de la red social, justificando sus críticas a la empresa del iPhone.

Musk también se unió al coro de quejas por la tarifa de 30 por ciento que Apple cobra por las transacciones a través de su App Store, la única puerta de entrada para que las aplicaciones accedan a sus más de mil millones de dispositivos móviles.

Una serie de tuits disparados por Musk incluían un meme de un automóvil con su nombre de pila virando hacia una rampa de salida de la autopista con la etiqueta “Go to War”, en lugar de continuar hacia “Pay 30%”. 

En las últimas semanas, la mitad de los 100 principales clientes de Twitter han anunciado que suspenderán o “aparentemente han dejado de anunciarse en Twitter”, según un análisis realizado por el grupo de vigilancia sin fines de lucro Media Matters. Musk acusó el lunes a Apple de haber “dejado en su mayoría de anunciarse en Twitter”.

Ver más: Elon Musk, ¿será responsable de la muerte de Twitter?

En los primeros tres meses de 2022, Apple fue el principal anunciante en Twitter, gastando unos 48 millones de dólares en anuncios que representaron más del 4 por ciento de los ingresos de la plataforma de redes sociales, según un informe del Washington Post que cita un documento interno de Twitter.

Sarah Roberts, experta en estudios de la información de la Universidad de California en Los Ángeles, dijo a la AFP que “Musk no entendió que Twitter en sí mismo era una marca y tenía prestigio. Ahora las empresas ni siquiera quieren asociarse con ella. Ni siquiera es que se preocupen por el contenido. Twitter es una marca contaminada, una marca non grata con la que las empresas no quieren asociarse”, agregó.

Tim Cook podría responder a todo ello de dos maneras. Podría hacer un trato de favor a Musk, encontrando una forma de incluir Twitter en una categoría exenta que le permita escapar de la comisión habitual del 30%.

O podría ignorar al multimillonario, lo que quizás incentivaría a Musk a ir a por todas. Ese es el camino más arriesgado, dado que Musk es el propietario de la tribuna más importante de Estados Unidos, que es utilizada libremente como plataforma por políticos de todo tipo. y el mayor mercado de iPhone de la empresa.

Hasta el momento Cook no ha movido sus fichas.