¿Podría la Fed comenzar a desacelerar la subida de las tasas de interés?

Las repetidas subidas han generado una política financiera lo suficientemente restrictiva como para paliar la inflación y ahora los esfuerzos se centran en evitar la recesión.

Los funcionarios de la Reserva Federal concluyeron a inicios de noviembre que el banco central de la mayor economía del mundo debería moderar el ritmo de las subidas de las tasas de interés para evitar que un endurecimiento excesivo derive en una recesión económica.

Este miércoles se presentaron las actas de la reunión que los funcionarios de la Fed sostuvieron el 1 y 2 de noviembre, donde “una mayoría sustancial de los participantes consideró que probablemente sería apropiado reducir pronto el ritmo de las subidas”.

Según Bloomberg, los integrantes de la Fed consideran que “un ritmo más lento permitirá al Comité evaluar mejor el progreso” de cara a los objetivos de empleo y estabilidad de precios.

Asimismo, los miembros de la Fed aseguran que la política monetaria está ya en una postura “suficientemente restrictiva”. Actualmente, los tipos de interés en Estados Unidos están en la horquilla situada entre el 3,75% y el 4%.

Ver más: Fed: “El techo de las tasas de interés podría ser más alto de lo esperado”

“Disminuir el ritmo daría a la (Fed) la posibilidad de evaluar el panorama económico y ver en qué punto se encuentran”, escribió Jennifer Lee, economista senior de BMO Capital Markets, en un informe de investigación. “Si no hay un informe de inflación salvaje antes de la próxima reunión, (una subida de medio punto porcentual) parece muy razonable en diciembre. Pero está claro que la Fed aún no ha terminado”.

El aumento de los salarios, resultado de un fuerte mercado de trabajo, combinado con el débil crecimiento de la productividad, era “inconsistente” con la capacidad de la Fed para cumplir su objetivo de inflación anual del 2%, concluyeron los responsables políticos, según las actas.

Desde la reunión de noviembre, los datos económicos han mostrado crecimiento moderado, con algunos signos de desaceleración de la inflación en medio de una fuerte demanda de mano de obra. Los empresarios crearon 261.000 puestos de trabajo el mes pasado y la tasa de desempleo aumentó ligeramente hasta el 3,7%, aunque sigue siendo muy baja en términos históricos.

Las condiciones financieras también se han relajado desde la de noviembre. Los rendimientos de los bonos del Estado a 10 años han bajado unos 30 puntos básicos, mientras que los mercados de valores estadounidenses han avanzado.

Algunos de los responsables políticos expresaron su esperanza de que la caída de los precios de las materias primas y el desbloqueo en la cadena de suministro “deberían contribuir a una menor inflación a medio plazo”. De hecho, el gobierno informó a principios de este mes de que el aumento de los precios se moderó en octubre, en una señal de que las presiones inflacionistas podrían estar empezando a ceder.

La inflación al consumo se situó en el 7,7% respecto al año anterior y en el 0,4% respecto a septiembre. El aumento interanual, aunque dolorosamente alto desde cualquier punto de vista, fue la menor subida desde enero.