¿Por qué la banca abierta la mejor alternativa para el Black Friday y Navidad?

El Black Friday, el CyberMonday y la temporada navideña están a la vuelta de la esquina, lo que genera una frenética actividad en el comercio online para sacar el máximo partido a la campaña de ventas con la que rubricarán el año. Una de las cuestiones clave para los comerciantes es la gestión de los pagos y la banca abierta (open banking) se posiciona como una alternativa eficiente, más económica que otras formas de pago, como las tarjetas bancarias, más segura y con una mejor experiencia de usuario para los consumidores.

Un estudio de PwC revela que la banca abierta generará una oportunidad de ingresos de más de 8 mil millones de euros este año y que el 71% de las pymes espera acabar 2022 usando este servicio. Además, en España, el comercio electrónico está en pleno auge ya que, sólo en el primer trimestre, la facturación ha sido un 25,3% superior al mismo período del año anterior, según CNMCData, y se plantea la gran posibilidad de que las empresas de esta industria adopten la tecnología open banking.

“Los pagos de banca abierta están ganando protagonismo: brindan una alternativa eficaz a las tarjetas tradicionales”, afirma Pablo Ruano, country manager de TrueLayer en España. “Aproximadamente el 0,5% de los ingresos globales de los comercios online pueden estar sujetos a devoluciones de cargos (lo que les expone a posibles fraudes por devoluciones de cargos). Esta es una cantidad enorme teniendo en cuenta que el mercado español de comercio electrónico era de 26.100 millones de euros en 2021, con una expectativa de tasa de crecimiento anual del 6% hasta 2025 -según un estudio elaborado por ecommerceDB-“, asevera Ruano.

En paralelo, gigantes como Amazon no han escatimado en críticas hacia “las comisiones altas que cobra Visa por procesar las operaciones con tarjeta de crédito”. La postura de la empresa refleja una realidad innegable: en un mundo de pagos instantáneos y comercio sin fronteras, el uso de las tarjetas ha quedado obsoleto”, explica Jamie Morton, VP of Verticals de TrueLayer. Si alguien como Amazon se muestra tajante con los costes excesivos asociados a los pagos con tarjeta, la situación para la gran mayoría de pequeños y medianos comercios es aún más compleja: “Esas crecientes comisiones de las redes de tarjetas perjudican a la mayoría, ya que aumentan los costes de las operaciones y afectan directamente a sus ingresos”, incide Morton.

Ver más: Banco Itaú: No más un lunes perdido

A lo anterior se suma el riesgo elevado de que el cliente abandone el proceso de compra, lo que tiene un gran impacto final en el negocio de los comerciantes. La implementación del sistema de autenticación reforzada de clientes (SCA, por sus siglas en inglés), diseñado para combatir el fraude con tarjetas, y que entró en vigor en la UE el 31 de diciembre de 2020, contribuyó en parte a entorpecer la experiencia de usuario. En la actualidad, “según nuestros propios análisis, los consumidores deben realizar en ocasiones hasta 10 pasos para completar una compra online. Algunos estudios sugieren que la conversión de los pagos con tarjeta puede reducirse hasta el 30% debido a esta experiencia negativa durante el proceso de pago”, explica el responsable de e-commerce de TrueLayer.

En cambio, la media de conversión de los pagos de banca abierta en el comercio online es un 20% mayor que las tarjetas, lo que puede equivaler a millones o incluso cientos de millones en ingresos anuales para las empresas. Dado que la banca abierta crea una conexión directa con el banco del usuario, las operaciones se verifican mediante la identificación facial o la huella dactilar en un dispositivo móvil.

Acelerón de los pagos de banca abierta en España

Todo ello parece indicar que los pagos realizados a través de banca abierta se acelerarán en España a medida que aumente su implementación por parte de las empresas, ahora que los bancos españoles han puesto en marcha la autenticación entre aplicaciones a consecuencia de la nueva regulación PSD2. Con este método, se redirige al consumidor a su aplicación de banca en línea de forma automática, donde puede autorizar el pago biométricamente. Esto hace que todo el proceso de pago sea mucho más ágil y fácil para el usuario, con menos pasos y mayor seguridad.