¿Por qué se asocia a Beyoncé con la subida imparable de la inflación?

(Yahoo Finance) Beyoncé es una diva entre las divas y está de gira mundial con su disco Renaissance. Una gran noticia para los amantes de la cantante estadounidense que van a poder disfrutar de una de las mejores actuaciones en directo de los últimos tiempos. Pero lo que debería ser una gran fiesta de la música se está convirtiendo en un auténtico quebradero de cabeza para algunos países que albergan sus conciertos. ¿La razón? La inflación.

Ahora, a la subida de precios por las consecuencias de la pandemia y la guerra de Ucrania, que no da ningún atisbo de solución próxima, sumado a los problemas en las cadenas de suministros, hay que añadir el efecto de la ‘Beyonflation’, como ya lo han bautizado desde algunos sectores. El primero en dar la voz de alarma ha sido Michael Grahn, el economista jefe del Danske Bank, el principal banco de Dinamarca con presencia en Suecia.

La capital sueca fue el lugar elegido por Beyoncé para inaugurar su tour en solitario tras siete años sin pisar un escenario de una gira mundial. El Friends Arena de Estocolmo reunió a unas 50 mil personas durante dos noches consecutivas el 10 y 11 de mayo. En total, fueron cerca de 100 mil fans bailando al ritmo de los temas del nuevo disco y los más icónicos de la artista durante tres horas. Según Grahn esta afluencia de público desmedida ha acabado por verse reflejada en las estadísticas económicas del país. Tras el paso de la texana, Suecia reportó un dato del Índice de Precios de Consumo (IPC) de mayo del 9,7%, tres décimas más de lo que preveían los analistas para esta época del año.

“El comienzo de la gira mundial de Beyoncé en Suecia parece haber influido en la inflación de mayo, probablemente 0,2 o 0,3 puntos porcentuales de lo aportado por los hoteles”, explicó Grahn en su cuenta de Twitter. Efectivamente, la afluencia desmedida de turistas extranjeros, muchos de ellos de Estados Unidos, provistos de sus fuertes dólares frente a la débil corona sueca –en comparación–, provocó que el precio de la oferta hotelera (agotada en todo el área de Estocolmo), el de los restaurantes y el ocio se disparara.

Ver más: La inflación subyacente de la eurozona escaló a un nuevo récord del 5,7%

Ver más: Bancos centrales tendrán que decidir entre la lucha contra la inflación o la estabilidad financiera

Ver más: Bruselas eleva sus previsiones sobre el PIB y la inflación de la eurozona en 2023 y 2024