¿Porqué Intel pone freno a su megaproyecto en Ohio?

Intel Corporation, el fabricante estadounidense de microprocesadores, está retrasando un megaproyecto de fabricación de chips en Ohio, Estados Unidos, que originalmente tenía un presupuesto de 20.000 millones de dólares. Según The Wall Street Journal, el cronograma inicial dictaba que el desarrollo comenzaría en 2025, pero ahora se espera que la construcción de las instalaciones esté terminada recién a finales de 2026.

“Estamos totalmente comprometidos a completar el proyecto y la construcción continúa. Hemos progresado mucho en el último año”, dijo un portavoz de Intel, agregando que la gestión de proyectos a gran escala a menudo implica cambiar los cronogramas.

Los motivos detrás de este retraso son múltiples. En primer lugar, el mercado de microprocesadores se ha vuelto cada vez más diversificado y presenta una demanda menor. Además, el lento despliegue de las subvenciones estadounidenses también ha influido en la decisión. A pesar de estos desafíos, Intel sigue comprometido con el proyecto y ha progresado significativamente en el último año. La gestión de proyectos a gran escala a menudo implica ajustes en los cronogramas, y esta situación no es excepción.

En un contexto más amplio, Intel ha enfrentado incertidumbre en la demanda de sus chips en los mercados convencionales de servidores y computadoras personales. El gasto se ha desplazado hacia servidores de datos de inteligencia artificial, donde rivales como Nvidia y AMD han dominado recientemente, afectando la demanda de los chips de servidor tradicionales, que son la oferta principal de los centros de datos de Intel.

 Como resultado, las acciones de Intel han retrocedido un 18% desde su último máximo relativo alcanzado a finales de 2023, aunque todavía acumulan un crecimiento del 48% en el último año.

Los analistas del mercado afirman que, mientras otras muchas empresas del sector de los chips se han mostrado alcistas últimamente, Intel es la excepción. En concreto, la baja valoración que está teniendo Intel se debe a que existe una verdadera preocupación de que la compañía llegue tarde para unirse a la fiesta del negocio de la IA en los centros de datos.

“Existe el peligro de que Intel se quede rezagada, ya que los chips de empresas como NVIDIA y Advanced Micro Devices (AMD) desempeñan un papel cada vez más importante en el sector de una inteligencia artificial hambriento de datos”, dijo Russ Mould, director de inversiones de AJ Bell.

Intel aún no es competitiva en el mercado de chips específicos para IA. 

Algunas señales recientes sugieren que el mercado para Intel muestra un desarrollo positivo, incluyendo una tímida recuperación de las ventas de PC y la perspectiva de una demanda aumentada de chips por el crecimiento de la inteligencia artificial. Sin embargo, la semana pasada Intel entregó una sombría proyección para el primer trimestre, mencionando obstáculos debido a sus chips programables y coches autónomos, aunque estos se consideran temporales.

Ver más: Israel subvencionará planta de Intel

Ver más: Intel integrará IA a sus PC sin depender de la nube. ¿Cómo lo hará?

Ver más: Pat Gelsinger, de Intel, destacará impacto de IA en CES 2024