¿Qué beneficios y novedades nos traerá la web 3.0?

Conocida también como la web semántica, la llamada Web 3.0 promete ofrecernos una experiencia más inteligente y descentralizada de la red. Todo esto, entre otras innovaciones, gracias al desarrollo de la inteligencia artificial, la Big Data, la blockchain y el Internet de las Cosas (IoT).

Pero más allá de aplicaciones con machine learning y la descentralización de los datos, el panorama de posibilidades de la internet del futuro luce casi infinito. Echemos un vistazo a algunas de esas transformaciones que nos aguardan a la vuelta de la esquina en el futuro —ya no tan lejano— de la nueva Internet.

Una nueva economía mundial

Uno de los puntos más álgidos de lo que la web 3.0 puede cambiar en nuestras vidas es la dinámica económica tal y como la conocemos hoy día. De hecho, ya la está cambiando en más de un aspecto.

Gracias al lanzamiento del Bitcoin y la tecnología blockchain en 2009, los criptoactivos y los tokens no fungibles (NFT) están cada vez más integrados en el ecosistema económico global. Los vemos desde escenarios para el entretenimiento, como los mejores casinos bitcoin, y videojuegos donde se ganan NFT, hasta los del mundo de la economía virtual, como los EFT de Bitcoin y tarjetas de crédito que permiten pagos en criptomonedas.

Si bien se trata de implementaciones recientes y en fase de desarrollo, las bases para una economía más descentralizada e incluyente ya están desplegadas ante nosotros. Y, hasta donde podemos ver, todo sugiere que los vientos seguirán soplando a su favor.

Una internet más respetuosa de la privacidad

Para nadie es un secreto que los gigantes tecnológicos monitoreen toda nuestra actividad en la red para «conocernos mejor». La finalidad más evidente de ello está en la personalización de sus estrategias de marketing y publicidad a medida de nuestros gustos e intereses, para el obvio beneficio de los anunciantes. Ello es posible gracias a que los datos que recaban de los internautas están centralizados      en los servidores de estas grandes corporaciones, por lo cual dicha información es de su propiedad.

Ver más: Verizon no le teme al crecimiento de T-Mobile

Con la descentralización que la tecnología blockchain ha hecho posible, el enfoque sobre la propiedad de la información cambia radicalmente, porque regresa a manos de los propios usuarios. Naturalmente, la recolección de datos seguirá teniendo lugar y será cada vez más minuciosa, gracias a la inteligencia artificial y al machine learning. Sin embargo, dado que la información será recabada por redes descentralizadas que no tendrán propiedad sobre ella, la privacidad del usuario y la seguridad de sus datos se verán notablemente favorecidas.

Mayor transparencia y democratización

En el corazón de la tecnología blockchain, aparte de la descentralización, está la transparencia. Los datos cargados en cualquier cadena de bloques son inmutables y de acceso público, de modo que la corrupción o manipulación de datos se vuelve virtualmente imposible.

Por otro lado, dado su carácter público y descentralizado, la blockchain permitirá la participación de cualquier persona en cualquier sitio del mundo, libre de cualquier limitación derivada de su ubicación geográfica o nacionalidad, género o nivel de ingresos. No solo ello impactará positivamente los niveles de bancarización a nivel global, sino que permitirá el libre flujo de capitales entre naciones sin entidades que restrinjan o limiten los derechos de los usuarios sobre el uso de sus activos.