¿Qué oportunidades brinda Internet de las Cosas?

En Utopía, ciclo de podcast la Fundación Lúminis y la Fundación Bunge y Born, se refirieron al concepto de “Internet de las Cosas (IoT)”, una de las ideas más escuchadas de los últimos años.

“Internet de las Cosas” es uno de los conceptos más mencionados en los últimos años. “Ponerle Internet a todo”, sería otro nombre posible. En este episodio,  Utopía se adentró en un mundo donde todo tiene Internet. ¿Pero de qué se compone? ¿Cómo funciona y qué aplicaciones tiene? ¿Cómo puede vincularse con la idea de Smart Cities (Ciudades Inteligentes)? Y, por sobre todo, ¿cómo se puede incorporar en la educación?

Nicolás Castagnino, MBA de la Ross School Business (University of Michigan) y Codirector del Programa Ejecutivo “Internet of Things: Oportunidades de Negocio”, del Instituto Tecnológico Buenos Aires (ITBA),  explicó que este concepto se refiere a “la interconexión por internet de objetos, los cuales básicamente se conectan para tomar datos del medioambiente para realizar alguna acción sobre el medio o para la interacción con esos objetos que están conectados”.   

Ver más: Telefónica desarrollará las carreteras 5G del futuro

En tanto, Rodrigo Mainieri, Magíster en Dirección de Empresas en la Universidad del CEMA y Codirector del mismo programa del ITBA, comentó: “Por un lado, podemos definir que Internet es una red de redes interconectadas que es global, todos la usamos y sabemos lo que es desde lo empírico. Pero cuando nos referimos a las cosas, y lo que engloba a este concepto, hablamos desde objetos hasta seres vivos, ya sean personas, plantas o animales. Mientras que un objeto puede ser cualquier cosa, como ropa, electrodomésticos, maquinarias y artefactos del hogar. La definición de cosas es súper amplia, puede ser desde un cultivo, parámetros de salud de una persona o hasta la geolocalización de un animal”.

En este contexto, Virginia Genovesi, consultora en Transformación Digital, reflexionó que hoy no es tan amplia la brecha entre la tecnología con la que cuenta una compañía y la que tiene cualquier persona a disposición en su hogar. “Cuando éramos más chicos, o en otras generaciones, la tecnología más buena la teníamos en las empresas, porque en nuestras casas era inferior. Pero ahora lo veo más parecido al equipamiento con el que se cuenta en la vida personal y la laboral. Con lo cual, todo va a estar intercomunicado. Decir que un dispositivo es para la empresa y otro para el ámbito personal, me parece que ya no tiene mucho sentido. Toda la evolución que las organizaciones tengan en términos de Internet de las Cosas, o con otra información relevante, también lo vamos a estar viviendo en nuestro día a día, ayudándonos incluso a mejorar la calidad de vida”.   

Ver más: Buenos Aires premiada como Smart City de 2021 en Smart City Expo World Congress

Valentín Muro, filósofo, creador del newsletter “Cómo funcionan las cosas” y colaborador sobre tecnología y filosofía en el diario La Nación, comentó: “Uno de los problemas que tiene el Internet de las Cosas es la producción de muchísima información que es inasible para los humanos. Y es a partir del uso de herramientas automáticas, que podemos ver de qué manera incorporar eso para el desarrollo o tomar decisiones de urbanismo prácticamente en tiempo real. Porque si tenemos decenas o cientos de miles de sensores en una ciudad en un momento dado, cuando pudimos hacer un diagnóstico quizás la situación ya cambió y no pudimos actuar con velocidad. Entonces, pienso que es en torno a la colaboración y una mejor manipulación de la información que obtenemos, en estos términos que son súper humanos, que podemos pensar el aspecto como transformador de nuestros espacios por parte de la tecnología”.