¿Qué tienen que ver los NFT con el arte?

Los tókenes no fungibles o NFT se utilizan para crear una escasez digital verificable,​ así como brindar una propiedad digital, y la posibilidad de interoperabilidad de los activos en múltiples plataformas.

Los NFT funcionan a través de la tecnología blockchain o de cadena de bloques. Es la misma tecnología de las criptomonedas, que funcionan mediante una red de ordenadores descentralizada, con bloques o nodos enlazados y asegurados usando criptografía.

El lote de Christie’s era un collage de imágenes digitales titulado Todos los días: los primeros 5000 días, firmado por el autor y certificada su autenticidad mediante una clave criptográfica. En la jerga, lo que se subastó fue un token no fungible (NFT, por sus siglas en inglés).

NFT, el arte digital que puede acabar con el sistema financiero

Básicamente, el valor de un NFT reside en su valor de reventa a corto y largo plazo. En aplicaciones del mundo real, las NFT se pueden utilizar para cualquier cosa, desde la verificación de boletos de avión y los derechos de voto hasta el estampado de objetos para evitar robos.

Ver más: Los NFT revolucionan el arte digital

Los NFT representan el valor en criptomoneda de las obras de arte digitales, lo que les permite ser marcadas y comercializadas como bienes digitales negociables, aunque más allá de tratarse de un activo no tangible, lo que aumenta su valor muchas veces es el propio ‘hype’ que recibe en internet.

Con los NFT, el arte puede ser tokenizado para crear un certificado digital de propiedad que puede ser comprado y vendido. 

 Los artistas ahora pueden crear sus obras, publicarlas y venderlas sin ningún intermediario. La inclusión que esto genera también es un crecimiento significativo del mercado, ya que con tan sólo una computadora podes crear tus obras y comercializarlas fácilmente.