Robots cirujanos avanzan en quirófanos estadounidenses

A pasos agigantados y en todos los terrenos los robots van ganando espacio. Hasta ahora los robots se usan en múltiples procedimientos quirúrgicos, como por ejemplo, la cirugía de derivación cardiovascular, trasplante de riñón, extirpación prostática, histerectomía y reemplazo de cadera, según los Institutos Nacionales de Salud de USA.

Esos robots son guiados de manera directa por un cirujano desde una terminal computarizada siguiendo sus órdenes. A partir de esto, el Dr Peter Kim- cirujano pediátrico y vicepresidente del Instituto Sheikh Zayed de Innovación Quirúrgica Pediátrica del Sistema Nacional de Salud Pediátrica en Washington, DC- se planteó la creación de un robot que pudiera realizar un procedimiento quirúrgico en forma autónoma. Así crearon a STAR (
– Robot Autónomo Inteligente para Tejidos), equipado con visión infrarroja y cámara 3D, para que pudiera localizar estructuras en un espacio tridimensional. Se construyó con las mejores herramientas de cirugía mínimamente invasiva, a lo que le agregaron un sensor de fuerza para que el robot supiera que tan “apretadas” hacer las suturas, de forma que STAR pudiera elegir de forma independiente la mejor manera de realizar el proceso.

A futuro, la idea es crear un robot inteligente que realice un procedimiento quirúrgico completo de principio a fin de forma independiente parecida a como se utiliza ahora para montar una maquinaria completa.

El Dr Kim y colaboradores realizaron un estudio en el cual se realizó un corte transversal del intestino delgado de cerdos y pidieron a un cirujano y a STAR que realizaran la anastomosis (unión de los extremos cortados) de los mismos. Este es un procedimiento similar a volver a pegar los extremos de una manguera cortada por la que pasa líquido, por lo cual las suturas deben ser lo suficientemente fuertes para que cuando aumente la presión dentro de la manguera esta no gotee. Este es un procedimiento que necesita, de parte del cirujano, una vista aguda, manos hábiles y un gran conocimiento y experiencia. Estas características son las que necesitaban recrear en el robot experimental.

El resultado del estudio demostró que STAR rindió mejor que los humanos ya que las suturas tenían espacios más uniformes, eran más precisas y con mejores resultados en pruebas de “goteo”.

Alrededor del 60% de las veces, STAR realizó la cirugía sin que los investigadores tuvieran que realizar ajustes, dijo el Dr Kim. “la meta no es reemplazar a los cirujanos, sino hacer que los procedimientos sean más inteligentes, garantizando mejores resultados para los pacientes” y agregó que “los cirujanos podrían supervisar la cirugía e intervenir cuando sea necesario”.

Hasta ahora STAR se encuentra en fase experimental, solo ha sido probada su eficacia en 4 cerdos y nunca en tejido humano.