¿Se durmió Apple?

Apple ha estado en el centro de la revolución de la inteligencia artificial (IA), pero recientemente ha demostrado ciertas debilidades. A pesar de años de enfoque en el aprendizaje automático, parece que no está completamente preparada para enfrentar la revolución de la IA por sí misma

Según Bloomberg News, Apple está en conversaciones para incorporar el motor de IA Gemini de Google en el iPhone. Esta inesperada colaboración sugiere que Apple podría estar retrasada en la integración de una IA generativa competitiva en sus dispositivos, especialmente en la próxima versión de su sistema operativo para iPhone, iOS 18.

La marca busca una IA que funcione localmente sin necesidad de enviar datos a la nube. Además de Google, también han mantenido conversaciones con OpenAI para utilizar su modelo. 

Creación de imágenes, redacción de texto, traducciones, ejecución de tareas relativamente sencillas… La compañía apostará, según Bloomberg, por una IA que pueda funcionar sin conexión a la nube.

Aunque Apple ha colaborado con Google en el pasado, este acuerdo discreto y multimillonario es un giro inusual para la compañía. Según datos desvelados en el juicio antimonopolio de Google, Apple ingresaba entre 8.000 y 12.000 millones de dólares al año por permitir que Google fuese su navegador por defecto.

Este nuevo acuerdo también sería multimillonario, pero discreto y no anunciado en ninguna parte.

Además, este acuerdo muestra una sorprendente debilidad de Apple. Desde 2016, la compañía de Tim Cook ha sacado pecho de su tecnología de chips Neural Engine. Tal y como explica Apple, Neural Engine es el nombre comercial de un clúster de núcleos de computación altamente especializados y optimizados para la ejecución energéticamente eficiente de redes neuronales profundas en dispositivos Apple. Acelera algoritmos de aprendizaje automático (ML) e inteligencia artificial (AI), ofreciendo enormes ventajas de velocidad, memoria y potencia sobre la CPU o GPU principal.

En teoría, estas piezas montadas en sus iPad, sus iPhone y sus ordenadores Mac realizan funciones de aprendizaje automático, algo que resulta un sistema básico de la IA, pero que a la hora de la verdad no sirve para que Apple pueda crear su propia herramienta de IA, como quedaría demostrado si se confirma el acuerdo para integrar Gemini en sus smartphones.

Mientras tanto, Tim Cook, CEO de Apple, ha anunciado la llegada inminente de la IA a todo el ecosistema de Apple, con el iPhone 16 como posible protagonista de esta revolución en 2024.

Este avance llega tras la adquisición de la startup canadiense DarwinAI, destacando el compromiso de Apple con el desarrollo y la implementación de IA directamente en sus dispositivos diferenciándose de competidores como Google y Samsung que dependen de la nube para sus servicios de IA.

La estrategia incluye utilizar las capacidades de DarwinAI no solo en el desarrollo de aplicaciones sino también para optimizar las cadenas de producción y suministro, posiblemente anticipando la expansión internacional de las Apple Vision Pro. Este movimiento estratégico coloca a Apple en la carrera de IA con actualizaciones generativas de IA planificadas para iOS 18, en un momento en que la competencia en el sector se intensifica.

Ver más: OpenAI presenta Figura 01 y deja asombrado al mundo

Ver más: Herramientas de IA de Microsoft ayudan a preparar a los estudiantes para el futuro laboral

Ver más: Apple compró empresa de inteligencia artificial y busca liderar en el segmento