Stablecoins: ¿Podría ser una solución innovadora para las reservas del BCRA?

Por Adriano Cabalieri, dueño de IKGIAI PR Marketing & Communications

En medio de un escenario financiero turbulento, Argentina se enfrenta a un desafío monumental. La inflación desenfrenada y la escasez de dólares enfrenta al país con la necesidad de buscar e investigar el desarrollo de soluciones innovadoras. Una de estas soluciones podría ser las stablecoins, criptomonedas diseñadas para mantener un valor constante, generalmente vinculado a una moneda fiat como el dólar estadounidense.

Las stablecoins ofrecen estabilidad en un mercado volátil, permitiendo a los inversores y comerciantes operar con eficiencia y previsibilidad en el mercado de criptomonedas. Pero, ¿cómo podrían beneficiar a la economía argentina? ¿ Cuál es la diferencia entre la acumulación de reservas en moneda fiat y stablecoins?

Las reservas en moneda fiat, como el dólar estadounidense, son una forma tradicional de mantener la estabilidad económica. Estas reservas pueden usarse para pagar deudas internacionales, estabilizar la moneda local, y proporcionar una forma de confianza en la economía del país. Sin embargo, para Argentina, la acumulación de estas reservas es difícil debido a la situación económica del país.

Por otro lado, las stablecoins, son una forma de criptomoneda que mantiene su valor atado a una moneda fiat, como el dólar estadounidense. Estas monedas ofrecen la posibilidad de realizar transacciones rápidas, seguras y sin fronteras.  En este contexto, la adopción de stablecoins podría ser una estrategia innovadora para mejorar la estabilidad económica, siendo también más accesibles para un país especialmente con controles de cambio.

En una economía que utilice stablecoins, los bancos y los exchanges de criptomonedas podrían tener roles complementarios. Los bancos podrían continuar proporcionando una gama de servicios financieros tradicionales, como préstamos, cuentas de ahorro y servicios de inversión. Además, podrían adaptarse para ofrecer servicios relacionados con las stablecoins, como la custodia de activos digitales.

Por otro lado, los exchanges de criptomonedas podrían proporcionar acceso a las stablecoins y otros servicios relacionados con las criptomonedas. Estos servicios podrían incluir el intercambio de stablecoins por otras criptomonedas o por monedas fiduciarias, así como la posibilidad de ganar intereses a través de la participación en protocolos de finanzas descentralizadas (DeFi).

Desde el punto de vista fiscal, las transacciones en stablecoins podrían ser tratadas de la misma manera que las transacciones en moneda extranjera, o podría ser que se desarrollen regulaciones específicas para las stablecoins.

¿Cuál sería el interés de prestarle a la Argentina?

Las empresas que emiten stablecoins como USDC o DAI podrían tener varios incentivos para prestar a Argentina, a pesar de su situación económica.

Uno de los principales incentivos, quizás el más obvio, es la posibilidad de ganar intereses sobre los préstamos, el otro es el diversificar sus carteras de préstamos y expandir su presencia en los mercados emergentes. 

También podría proporcionar una oportunidad para promover el uso de stablecoins y la adopción de la tecnología blockchain en estos países. La adopción de la tecnología blockchain por parte del Banco Central de la República Argentina podría facilitar las transacciones y el almacenamiento de stablecoins. Esto implicaría la creación de una infraestructura blockchain que pueda interactuar con las redes de stablecoins existentes. La adopción de blockchain por parte del BCRA ya ha sido explorada para los asentamientos interbancarios.

La implementación requeriría una serie de pasos, incluyendo la creación de un marco regulatorio y la educación de los ciudadanos y las empresas sobre cómo usar y entender las stablecoins.

Para ilustrar cómo se podría llevar a cabo una operación de comercio exterior utilizando stablecoins, consideremos un ejemplo detallado.

Supongamos que una empresa argentina, llamémosla A, acuerda comprar componentes electrónicos de una empresa, B. El costo total de los componentes es de 1 millón de dólares estadounidenses. En lugar de realizar una transferencia bancaria internacional, que puede ser costosa y lenta, las dos empresas deciden realizar la transacción en USDC, una stablecoin que está vinculada al dólar estadounidense.

Una vez que A tiene los USDC, los envía a la dirección de la billetera de criptomonedas de B. Esta transacción se realiza en la blockchain, por lo que es rápida y barata. B recibe los USDC y puede optar por mantenerlos como tal, convertirlos de nuevo en dólares estadounidenses, o convertirlos en yenes. 

En cuanto a los antecedentes de operaciones de este tipo, aunque no se dispone de ejemplos específicos, el uso de criptomonedas y stablecoins en el comercio internacional está ganando tracción. Según la Harvard Business Review, se espera que las criptomonedas, incluyendo las stablecoins, desempeñen un papel significativo en el futuro sistema financiero. La emisión de stablecoins ya ha superado los 113 mil millones de dólares, lo que indica que están siendo utilizadas en una variedad de contextos, incluyendo potencialmente el comercio exterior.

La adopción de stablecoins podría tener un impacto significativo en las relaciones financieras internacionales de Argentina. Por un lado, podría facilitar las transacciones internacionales al eliminar la necesidad de conversión de divisas. Las stablecoins podrían ofrecer una solución innovadora a los desafíos financieros de Argentina.

Es importante tener en cuenta que la adopción de stablecoins por parte del BCRA no sería una tarea sencilla. Existen desafíos técnicos y regulatorios que deben abordarse

En este punto, es importante reflexionar sobre dos cuestiones: ¿Cómo podría la adopción de stablecoins cambiar la forma en que los argentinos interactúan con su economía y con la economía global? ¿Está Argentina, y el mundo en general, listo para dar el salto hacia una economía digitalizada y descentralizada?

Estas son preguntas que no tienen respuestas fáciles, pero que sin duda serán cruciales en los años venideros. Como siempre, en el mundo de las finanzas, como en la vida, el único constante es el cambio.

Ver más: Regulación si, prohibición no: el FMI recomendó qué hacer con las criptomonedas

Ver más: Mastercard impulsa la economía Web3 de sus socios

Ver más: BlackRock, Deutsche Bank: El paradigma de bitcoin y el resto de las crypto