Te contamos que empresas optan por despidos masivos para comenzar el 2023

La crisis de financiamiento sigue golpeando a las empresas tecnológicas. Recientemente, la startup mexicana Kavak, especializada en ventas de autos usados, realizó despidos masivos en su filial argentina durante la semana pasada.

Después de su explosión entre 2020 y 2021, hasta las grandes tecnológicas como Meta o Amazon debieron reducir sus plantillas, con recortes que alcanzaron hasta 11.000 personas. Y la ola se expandió. De los gigantes pasó a los grandes, como Stripe, Snap, Netflix, Coinbase, Robinhood, Peloton y Lyft. De los grandes pasó a las startups y medianas.

En un escenario de incertidumbre de nuevas inversiones en la industria tecnológica en general, las startups tanto locales cómo internacionales con operaciones en el país se achican de cara al 2023. 

En las últimas semanas, las compañías tecnológicas argentinas acumularon alrededor de 450 despidos en conjunto, en medio de una crisis económica mundial que arruinó los planes de expansión de las tecnológicas. 

Kavak: La startup mexicana especializada en ventas de autos usados anunció despidos masivos en su planta argentina como parte de la decisión que tomó la firma a nivel mundial de realizar un ajuste significativo de gastos de cara al desafiante contexto que enfrentará el sector en el 2023 y recortaría el 50% de su plantilla a nivel global. 

En Argentina, según fuentes citadas por Bloomberg Línea, el recorte fue importante, ya que desde la empresa no emitieron una cifra exacta sobre cuántos empleados fueron despedidos. 

Ver más: Ualá despide a un gran porcentaje de su staff

Etermax: la tecnología creadora del famoso juego Preguntados informó que 40 personas en la Argentina serán desvinculadas de sus puestos de trabajo. Los despidos alcanzan a todas las áreas, principalmente a la unidad de negocio de Gaming. La medida afectará al 7,2% del total de los empleados de la empresa fundada en 2009.

Ualá confirmó ayer que redujo su personal en un 3%, después de despedir tres empleados, y aclaró: “No tiene que ver con los despidos que hubo en otras empresas fintech”.

Tiendanube confirmó el despido de 50 personas “en el marco de un estricto cumplimiento de las leyes vigentes”, mientras que Bitso, exchange mexicano, confirmó un recorte del 25% a su plantilla a nivel global, que se tradujo en 10 personas despedidas en Argentina.

Digital House, recortó el 3% de su plantilla.

Buenbit: A mitad del 2022 la empresa recortó al 50% de su planta personal para después, la semana pasada, esgrimiendo como motivo la dificulta de acceder a un nuevo contexto de financiamiento. 

 Lemon Cash confirmó hace poco el despido del 38% de su personal, una medida que impactó en alrededor de 100 personas.

Si bien los motivos pueden variar, todos tienen uno en común: el difícil contexto económico. La llegada de la recesión internacional —causada por la crisis energética y la inflación, que tuvieron como respuesta una suba agresiva de tasas de la Reserva Federal— “generó un cambio”. 

Lemon Cash habló de un “hipercrecimiento” en 2022, mientras que Tiendanube reflexionó que “la industria del e-commerce está volviendo a niveles de expansión más conservadores” en un comunicado. Etermax, por su parte, habló de un “contexto global adverso, que impacta directamente sobre nuestra industria”.

Hasta hace poco, el sector tecnológico parecía inmune a la crisis económica mundial, y hasta se esperanzaba con seguir sumando empleados. Y eso se veía en palabras de Pierpaolo Barbieri, CEO de Ualá, quien hablaba de un compromiso a contratar más personal, o en los planes de Lemon Cash para seguir expandiéndose. 

Pero el contexto mundial y local cambió los tantos. Ahora habrá que esperar a ver quién sobrevive a este nuevo ecosistema económico.