Telefónica exige a la UE que los gigantes digitales cofinancien las redes ‘telcos’

Los principales operadores de telefonía europea se han puesto de acuerdo para exigirle a la Unión Europea obligue a las big tech a invertir junto con ellos en las redes de telecomunicaciones y no sean meros usuarios de las mismas.

Álvarez-Pallete firma una carta en el ‘Financial Times’ junto a los máximos directivos de Deutsche Telekom, Vodafone y Orange en la que reivindican sus inversiones en las infraestructuras que emplean los gigantes de internet. 

En un comunicado, las partes señalan que el consumo de vídeo, videojuegos y redes sociales ya supera el 70% del tráfico y continúa en aumento, mientras que los operadores tienen dificultades para rentabilizar sus inversiones en infraestructura.

 “Los operadores de telecomunicaciones han invertido masivamente para mejorar su infraestructura de red y aumentar la capacidad y, gracias a ello, las comunicaciones e Internet han continuado durante la crisis de Covid-19 en Europa a pesar del aumento del tráfico fijo y móvil. La inversión continua es fundamental para garantizar el acceso y la participación sin restricciones de los ciudadanos en nuestra sociedad digital”, indican en su misiva.

Ver más: Navegar contra los algoritmos: seis consejos para que las ‘cookies’ no decidan por ti

“La situación actual simplemente no es sostenible. La carga de la inversión debe repartirse de forma más proporcionada. Hoy en día, el streaming de vídeo, los juegos y las redes sociales originados por unas pocas plataformas de contenidos digitales representan más del 70% de todo el tráfico que circula por las redes. Las plataformas digitales se benefician de modelos de negocio de hiperescalado a bajo coste, mientras que los operadores de redes asumen las inversiones necesarias en conectividad. Al mismo tiempo, nuestros mercados minoristas están en perpetuo declive en términos de rentabilidad”, explican en el Financial Times. 

“Tal y como están las cosas, los operadores de redes no están en condiciones de negociar condiciones justas con estas plataformas gigantescas debido a su fuerte posición en el mercado, su poder de negociación asimétrico y la falta de igualdad de condiciones reglamentarias. En consecuencia, no podemos obtener un rendimiento viable de nuestras importantísimas inversiones, lo que pone en riesgo el desarrollo de nuevas infraestructuras”.

 “Si no solucionamos esta situación de desequilibrio, Europa se quedará atrás con respecto a otras regiones del mundo, lo que en última instancia degradará la calidad de la experiencia para todos los consumidores”, sentencian.

Estos recuerdan también que son necesarias cuantiosas inversiones para alcanzar los objetivos de conectividad de 2030.

En su carta ponen como ejemplos a Corea del Sur, donde se está debatiendo una ley nacional para crear las condiciones de regulación para una contribución más justa a los costes de la red y a los Estados Unidos donde los políticos están avanzando hacia un servicio universal financiado también por las plataformas digitales.