Tips para optimizar tu estrategia de SMS marketing

Aunque la mayor parte de las personas tendrá claro qué es una campaña de SMS Marketing, no está de más el aclararlo y, sobre todo, hacer notar que no es lo mismo que el email marketing y que, de hecho, ambas trabajando juntas pueden brindar el éxito.

El SMS marketing nos habla de los mensajes cortos, esos que se reciben a través del teléfono móvil. Hay muchas empresas que han dejado este tipo de estrategia a un lado, pero la realidad es que puede ser muy rentable si se sabe utilizar porque, ¿quién a día de hoy no tiene su teléfono a mano casi en todo momento del día?

Por regla general, el SMS marketing, con su limitación de 160 caracteres, está destinado a mandar mensajes muy breves a modo de recordatorios, lanzamiento de ofertas especiales o ventas. Obviamente, y como ocurre con los correos electrónicos, el recibir SMS solo es posible cuando el usuario ha dado por adelantado su consentimiento para que así suceda.

Al final, aunque también a través del teléfono móvil la mayoría de los usuarios está acostumbrado a recibir mensajes de todo tipo (donde entrarían también los emails) la cantidad llega a ser tan masiva que el aprovecharse del SMS marketing no es para nada una mala idea.

Algunas empresas, sabiendo que este campo está menos explotado lo que hacen es cometer un gran error. Envían SMS a través de envío masivo, sin campañas de SMS marketing detrás donde se haya estudiado al público, se haya segmentado, se haya entendido cómo contactar y cuándo… Y esto genera más rechazo que otra cosa. Es mucho mejor cuando esa misma empresa decide pararse un momento y contrata servicios de marketing digital. Este tipo de inversiones suelen ser de lo más rentables porque solo personas especializadas en este ámbito podrán dar las directrices adecuadas para conseguir resultados óptimos.

Existen diferentes tipos de mensajes que podemos emplear, pero todo ello será en vano si detrás no tenemos una buena estrategia de SMS marketing. Veamos algunos consejos que podemos seguir.

1. Conseguir el número de teléfono

Esto puede parecer muy obvio, pero es básico y no siempre resulta sencillo obtener el número de teléfono verdadero de un posible consumidor. Así pues, el punto de partida tendría que estar puesto en conseguir suscriptores que podamos, después, añadir a las diferentes listas que hayamos creado.

Pop-ups

Podemos conseguir los teléfonos móviles con algo muy fácil, pero que funciona y es incluyendo pop-ups en nuestra página web donde invitemos a dejar el teléfono a cambio de, por ejemplo, obtener un descuento.

Proceso de pago

No siempre vamos a necesitar este dato para la venta en sí, pero no podemos perder de vista el hecho de que cuanta más información tengamos de un comprador o posible comprador, mejor que mejor. Esto nos permite enviar diferente tipo de mensajes, en función de lo que podamos necesitar. Y este campo es tan amplio que, incluso, incluye las mismas redes sociales. Invitar a que nos sigan siempre, normalmente a cambio de algo, suele ser útil para que a esas personas les llegue información de la empresa. A veces no comprarán nada, pero lo importante es que estaremos en su memoria cuando sí que lo necesiten.

Ver más: Microsoft lleva al hogar sus tecnologías clave de seguridad

Correo electrónico

Un canal de comunicación también importante es el de los correos electrónicos. Si ya tenemos esto podemos redirigir a los usuarios a una landing page, con la información que nos interese, invitándoles a dejar sus números de teléfono para entrar en una master class, acceder a una oferta exclusiva, etc. 

2. Contenido de valor

Dentro del marketing digital el envío de mensajes debe ser entendido como algo que se hace en beneficio de la empresa sí, pero que, al mismo tiempo, aporta valor a quien lo recibe. Esto es fundamental para conseguir que la tasa de apertura no caiga. Si la persona que recibe estos mensajes solo ve publicidad, publicidad y publicidad no nos podemos esperar otra cosa que, o bien deje de abrir los mensajes o, simplemente, cancele la suscripción.

El crear una dinámica en la que el receptor tenga ganas de saber de nosotros y abra los mensajes con interés será un trabajo constante, pero que nos dará resultados.

3. Segmenta a la audiencia

En la estrategia de SMS marketing no basta con contar con un servicio de mensajería y una base de datos. Esta última debería estar segmentada de tal manera que quien reciba nuestros mensajes sean aquellos que puedan tener mayor interés.

Por ejemplo, a quienes ya sean clientes se les puede lanzar una promoción para premiar su fidelidad hacia la empresa. Obviamente, un mensaje de este tipo no tendría ningún sentido para quien apenas nos conoce. O justo lo contrario, para aquellos que todavía no han dado el paso, les podemos hablar de una oferta exclusiva en su primera compra. Sería muy extraño recibir algo así para quienes ya han comprado… Y eso son solo dos ejemplos.

4. Los mensajes

Estos deben ser directos y claros. En la medida de lo posible deberemos también incluir una imagen porque los hacen mucho más atractivos y, por supuesto, no puede faltar una llamada a la acción.

Habrá momentos en los que no estará mal el crear, incluso, una secuencia de mensajes. Eso sí, en este punto hay que estar atentos a no aburrir al lector. Hay que crear un cierto interés, un poco como ocurre con las series que justo cuando está por terminar el episodio nos quedamos con ganas de más porque llegamos a un punto culmine.

Incluso aplicando estos consejos, contando con un buen equipo detrás y, por supuesto, habiendo estudiado una estrategia de SMS marketing no podemos asegurar que una campaña funcione. Tendremos que hacer pruebas y estar dispuestos a cambiar y corregir hasta dar con la fórmula adecuada. Fórmula que, por otra parte, no será eterna, pero el marketing es lo que tiene, es una constante de test, cambios, actualizaciones, seguir las tendencias…

Llegar al público no es sencillo, pero cada empresa tiene que estar preparada para probar con todas las herramientas a su disposición y no dejar al margen algunas menos innovadoras, como pueden ser los SMS. A veces, el hecho de que otras empresas no las estén usando suele ser un punto a nuestro favor.