Warner Bros Discovery, nace el “gigante” del streaming

La fusión entre los conglomerados de medios y empresas de entretenimiento WarnerMedia y Discovery se completó y dio nacimiento de manera oficial a Warner Bros. Discovery, un nuevo gigante que confirma la senda de la monopolización y feroz disputa que el sector transita hace tiempo.

Warner Bros Discovery -que compite con líderes en el sector como Netflix y Disney+– reúne una de las mayores bibliotecas de contenidos del mercado y un centenar de marcas históricas que abarcan la televisión, el cine y las noticias como HBO, CNN, DC Comics y Eurosport.

La fusión valorada en unos 43.000 millones de dólares ha pasado un proceso regulatorio desde que se anunció la operación en mayo del año pasado, que ha supuesto la separación de WarnerMedia del grupo de telecomunicaciones AT&T.

AT&T compró WarnerMedia por unos 85.000 millones de dólares en 2018 y sometió al conglomerado antiguamente conocido como Time Warner a restructuraciones y cambios de liderazgo, algo interpretado como una estrategia fallida.

El ejecutivo de Discovery Bruce Campbell supervisará todos los ingresos de la nueva empresa. JB Perrette dirigirá el negocio de streaming global y el entretenimiento interactivo. Kathleen Finch supervisará todas las cadenas a excepción de CNN y HBO. CNN se gestionará por separado, y Chris Licht se convertirá en presidente y CEO de CNN Global. Todos reportarán a Zaslav.

Ver más: Samsung sigue los pasos de Apple

Tres ejecutivos creativos clave de WarnerMedia también le reportarán directamente de Zaslav: el director de contenidos de HBO, Casey Bloys; el presidente de Warner Bros. Television Group, Channing Dungey; y el presidente de Warner Bros. Picture Group, Toby Emmerich.

Quienes son ejecutivos de las empresas combinadas estimaron para 2023 una facturación de 52.000 millones de dólares, unos beneficios brutos de 14.000 millones y un ahorro de costos de 3.000 millones anuales, lo que puede implicar recortes. Se espera que Warner Bros Discovery empiece a cotizar el 11 de abril en Wall Street bajo la etiqueta “WBD” en el índice compuesto Nasdaq, según anunciaron las fusionadas.

En términos concretos, el convenio consagra la escisión de WarnerMedia de la órbita de AT&T. Aunque esta última conservará el 71% del paquete accionario de la fusionada, en la práctica rescinde todo control y recupera lo que pagó cuando la compró en 2018 por 85.000 millones de dólares.

Discovery Inc. abonará 43.000 millones de dólares en efectivo y asumirá, vía la emergente Warner Bros. Discovery, otros 43.000 millones de deuda.

AT&T abandona así su breve sueño de integrar verticalmente telecomunicaciones y entretenimiento, pagará parte de sus inmensos pasivos -que según la revista especializada Variety ascendían a 156.200 millones a fines de 2021- e invertirá en su negocio original, principalmente en el desarrollo y despliegue de redes 5G.